America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Destino sudamericano



Por Néstor Leone

El desafío de Néstor Kirchner al frente de la Unasur. Proyección internacional y estrategia política con sello propio

Sabe que el desafío es grande y que las miradas estarán más atentas que de costumbre para evaluar con minuciosidad su desempeño y juzgar de manera terminante mucho más sus errores que sus eventuales aciertos. Y esto, tanto puertas adentro como más allá de nuestras fronteras. Quienes lo frecuentan o estuvieron en las últimas horas a su lado, corroboran esta impresión y señalan que se lo ve entusiasta. Quizá como pocas veces antes. Entusiasta e hiperactivo, hilvanando ideas, desechando otras. Leyendo mucho. Elaborando, en definitiva, una idea acabada de cómo será su vida política como primer secretario general en la historia de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).
Pero en lo que acuerdan todos, por sobre cualquier otro aspecto, es en que Néstor Kirchner concibe su designación como una gran oportunidad, más que como un desafío. Y que, como tal, piensa asumirla. Oportunidad para el país, que podrá rebatir con mayor proyección política el sistemático aislamiento que le endilgan y, a su vez, podrá ser protagonista clave del proceso de integración en ciernes.
Y, claro, oportunidad para él, que podrá tirar por la borda buena parte de los argumentos que resuenan como elementos casi inescindible de su personalidad. Por ejemplo, que es incapaz de generar consensos, que es renuente al diálogo si no puede imponer sus ideas o que desiste de construir instituciones sólidas. O, más aún, que tiene poco apego a las cuestiones internacionales. Ahí mismo, en ese cruce de reproches, está el secreto del cargo que ya desempeña.
El voto unánime de todos los presidentes de Sudamérica, en ese sentido, resulta un aval
inédito. Y, no menos importante, le ofrece un escenario privilegiado para mirar su futuro en clave geopolítica y abstraerse de las reyertas menores de la coyuntura local. O, lo que es mejor aún, le permite mirarlas “desde arriba”. Su idea de relanzar el Banco del Sur o de formar un observatorio que promueva el debate le dará espacio para mostrar la densidad política de su iniciativa. La necesidad de crear la superestructura que hace falta y de consolidar las que ya existen, pondrá a prueba sus dotes de gestor. O, si se quiere, de estadista.

PROYECCIÓN
En el entorno de Kirchner no andan con vueltas. Son conscientes de que el presidente uruguayo, José Mujica, fue decisivo en la elección. Y lo admiten abiertamente, con buena cuota de gratitud. La negativa de su antecesor, Tabaré Vázquez, conflicto ambiental mediante, había retrasado el acto que permitía convertir en un hecho la moción presentada, en octubre de 2008, por el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, su principal impulsor. Que se hubiese repetido la negativa oriental, en forma de veto o de abstención, hubiera desactivado para siempre la posibilidad. Entre otras cosas, porque la condición de gobiernos como el de Colombia o el de Perú era que la decisión fuese unánime. De ahí las presiones opositoras sobre “el Pepe”, a ambas orillas del Plata, que operaban poniendo en dudas un voto que nunca lo estuvo (“inesperado respaldo”, titularon varios medios). Y de ahí, también, cierto compromiso de parte del gobierno argentino para reestablecer el vínculo normal entre ambos países, puente Gualeguaychú-Fray Bentos incluido.

Pero si la designación tuvo en Correa su principal promotor y en Mujica su condición necesaria, no hubiese sido posible sin el espaldarazo de Luiz Inácio Lula da Silva. El líder del PT está convencido de que la presencia de Kirchner es funcional a su estrategia de liderazgo extrarregional, que tiene a la alianza con Rusia, India y China como telón de fondo y la idea de ocupar una banca permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU como aspiración de máxima.
Bien acorde con sus genes políticos, apenas fue elegido, Kirchner ya elaboró en su cabeza la impronta que le dará a su gestión y parte del itinerario político que recorrerá. Aunque, claro, a su lado aseguran que todo está en gestión y nada puede darse como cerrado. Por lo pronto, ya eligió dónde situar sus oficinas, dado que la Unasur todavía no tiene edificio propio y no hay disposiciones estatutarias que le exijan trasladarse a Quito, la ciudad considerada sede de la entidad. Estarán ubicadas en el petit hotel de Carlos Pellegrini y Arenales, en la Ciudad de Buenos Aires, donde funcionó el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas. Desde ahí y acompañado de una serie de funcionarios, entre los que se menciona a Juan Manuel Abal Medina, lanzará sus primeras iniciativas e intentará coordinar la ardua tarea que tiene por delante.

Por ejemplo, deberá lograr que los ocho
países que todavía no han ratificado el Tratado Constitutivo del bloque en sus parlamentos nacionales lo hagan sin tanta dilación. Entre ellos, se cuenta a la Argentina. Y, como mandato no menos distante, deberá dotar a la entidad de las instituciones de las que todavía carece. Ágiles, flexibles y eficaces, en la medida de lo posible. En el mientras tanto, se prueba el traje de árbitro paciente, dispuesto a contener las diferencias ideológicas, mediar en las tensiones políticas y acercar posiciones cuando se presenten las consabidas asimetrías económicas.
Pero lo cierto es que Kirchner ya madura varias ideas propias para darle su sello. Entre ellas, darle vida a un observatorio temático, donde los derechos humanos, la cuestión indígena, los medios de comunicación y las políticas de desarrollo tengan debido lugar. La propuesta en danza, todavía en pañales, es que cada país pueda designar a sus mejores intelectuales para convertir al espacio en un verdadero foro de pensamiento. Se barajan varios nombres posibles y alguno ya fue tentado, aunque la sugerencia de Kirchner es que la idea todavía quede bajo llave. Eso sí, admitió que le gustaría mucho que la integrase el teórico político Ernesto Laclau. Para las cuestiones más políticas, en tanto, se mencionan a Rafael Follonier, actual Coordinador de Asuntos Técnicos de la Unidad Presidencial, por sus fuertes lazos con casi todos los gobiernos latinoamericanos, a Carlos Chacho Álvarez y el ex canciller, Rafael Bielsa.

Por otro lado, son varios quienes admiten que el relanzamiento del Banco del Sur, tantas veces proclamado y nunca en funciones, será otro de sus caballitos de batalla. Quizá, no con ese nombre, debido a que quedó preso de la exuberancia chavista de la que varios presidentes escapan. Pero sí con muchos de sus objetivos originales. Por ejemplo, financiar el desarrollo equilibrado de la región, favorecer la inversión productiva, promover la estabilidad macroeconómica y, sobre todo, lograr la mayor autonomía posible respecto de los centros financieros internacionales. La imposibilidad de agilizar la entrega de los doscientos millones de dólares, colectados por los gobiernos de la Unión para ser destinados a Haití y las víctimas del terremoto, debido a la ausencia de mediaciones financieras comunes, habla de esas necesidades.

SUPRANACIONAL
La Unasur, como tal, no tiene un largo camino recorrido. Pero sí arrastra un intenso itinerario de sueños integracionistas largamente compartidos como persistemente frustrados. Así se puede mencionar el ideal bolivariano de crear la “nación de repúblicas” o la invocación “arielista” de José Enrique Rodó. O los claros avances que significaron la Comunidad Andina de Naciones o el Mercosur, más concretos y tangentes. Los orígenes de la Unión pueden rastrearse en la primera Cumbre Sudamericana, convocada en el año 2000, en Brasilia. Y puede darse como fecha de nacimiento al 9 de diciembre de 2004, cuando la peruana e incaica ciudad de Cusco fue testigo de las primeras formalidades suscriptas. Entonces, se la llamaba Confederación Sudamericana de Naciones y tenía a Brasil, consciente de que su proyección internacional dependía del liderazgo que tuviese sobre sus vecinos, como principal aglutinador. Y ya tenía como valor extra el hecho inédito que significaba la participación de Guyana y Surinam, ex colonias de Gran Bretaña y Holanda, en un esquema de integración regional.

Con el tiempo, la sinergia fue consolidándose y las desconfianzas erosionándose. Así, la Unión se convirtió en garante inestimable de la continuidad democrática. Y esto, a pesar de no contar con las instituciones necesarias. De esta manera, se cuenta, por ejemplo, el ahogo del intento de golpe de Estado en Bolivia, el aislamiento al golpe que sí se produjo en Honduras, la distensión de las relaciones entre Colombia y Venezuela, el condicionamiento al acuerdo militar entre Bogotá y Washington y la búsqueda de una posición mancomunada sobre la situación de Haití o Chile, después de sus terremotos. Todo lo cual, por cierto, habla de su aceptación como herramienta de resolución política y, sobre todo, como instrumento de soberanía política. Más aún si se tiene en cuenta que muchos de estos problemas los dirimió, por primera vez en la historia, evitando que interviniera Estados Unidos o en contra de sus intereses.
Pero, donde más esperanzas ponen los líderes de la región y Kirchner, en particular, es en las cuestiones de defensa y de infraestructura. Para la primera, la Unasur ya tiene un Consejo de Defensa Sudamericano, al que se piensa darle más relieve. En sus orígenes fue una iniciativa también impulsada por Brasil, que no logró el necesario consenso, por no contar con la aprobación del presidente Álvaro Uribe, de Colombia. Al trabajar sobre la necesidad que significa contar con una estrategia común en un subcontinente con vastas reservas de recursos naturales, se pretende lograr la unanimidad necesaria.

En cuanto a la cuestión de infraestructura, está en marcha un Consejo de Planificación y Obras Públicas. Según pudo saberse, este organismo tiene previsto asegurar créditos a tasas convenientes y ya cuenta con cien obras catalogadas como necesarias para el desarrollo de la región. Además, pretende asegurar la conectividad de toda la región, ya fuere a través de caminos, rutas aéreas, hidrovías o gasoductos. En este punto, la cuestión energética asume un rol fundamental, a tal punto que se pone como objetivo de mediano plazo dar certidumbre a la provisión de los principales recursos.

LÓGICA LOCAL
Es evidente, la asunción de Kirchner como secretario de la Unasur también tiene su anclaje en la política local. El rápido rechazo opositor a la designación así lo demuestra, desde la desmesura de Elisa Carrió al considerar “una tragedia” el hecho, hasta el anticipo de más de un bloque de que denegará la licencia a su cargo de diputado nacional que el ex presidente todavía no pidió formalmente. O, claro, el pedido del vicepresidente Julio Cobos para que Kirchner “honre el cargo” y deje la diputación.
En tiendas kirchneristas, tanto la designación como las repercusiones se toman como datos positivos. Y así se los procesan. Por ejemplo, sostienen que esto demuestra que la Argentina, contrariamente a lo que sostiene la oposición y ciertos medios, sí tiene inserción virtuosa en el mundo. Y, a su vez, creen que la posición de privilegio que tendrá Kirchner le permitirá codearse con lo más granado del mundo de las grandes decisiones y mostrar en el exterior los aspectos más exitosos de la experiencia argentina. Sobre todo, en momentos en que las recetas del ajuste tienden a reverdecer y Europa no logra salir de su penumbra.

La Cumbre Unión Europea-América Latina y el Caribe, de la que será protagonista la semana próxima (ver aparte), inaugurando su rol de secretario de la Unasur, será el primer escenario de lujo que tendrá. Una gira por varios países de la región, todavía en gestión, los otros mojones de un itinerario que, muy a su pesar, lo alejará un poco de la vorágine política local, de la cual es tan devoto. Es cierto, a mediados del año próximo, estará otra vez recorriendo rutas de cabotaje y, muy posiblemente, sin las luces del cargo continental. Su posible candidatura presidencial, cada vez más firme, le impedirá seguir ocupando el cargo, que dejará vacante para que otro ex presidente latinoamericano tome su posta. Pero, seguramente, para esa época la experiencia habrá dado algunos frutos. Los del mayor reconocimiento y proyección internacional, esperan en Olivos. Los del hombre del diálogo y consenso, piensan los más osados.

—-*—–

La Unasur, La Nación y el “no sujeto”
Luego de machacar con el supuesto estado de aislamiento del país y de intentar convertir en sentido común el (no menos supuesto) retroceso de la presencia argentina en el orden internacional, el diario
La Nación mostró en las últimas semanas su desazón por la elección de Néstor Kirchner como secretario general de la Unasur, el principal órgano supranacional de la región.
La curiosa operación discursiva se llevó a cabo a través de una serie de notas editoriales y varios artículos de opinión de sus principales plumas. Uno de ellos, bajo el sugestivo título “Kirchner, réquiem para la Unasur”, fue publicado el lunes 5 de abril y argumentaba en contra de la decisión que los presidentes miembros estaban por tomar, a partir de ciertas características de la personalidad del santacruceño. “Pocos ex presidentes han hecho menos méritos para ser honrados con un cargo en un organismo internacional que Néstor Kirchner”, empezaba la nota, a modo de síntesis de lo que vendría líneas más abajo.
El miércoles 5 de mayo, fue Mariano Grondona quien se explayó sobre la sinrazón de la medida. “El enigma de Unasur” fue el nombre del artículo, y lo enigmático no era sólo la designación del ex presidente, sino también la potencialidad del organismo, al que redujo sólo a un sello de goma. De ahí la pregunta que enhebraba su posición: “¿Cuánto les costaba entonces ‘ceder’ a la Argentina sólo un sello de goma?”, sostenía.
Pero ninguno de los artículos citados u otros publicados por La Nación sobre el tema desnudó tanto la raíz profunda de la apreciación del diario sobre la integración regional como “Kirchner y la Unasur”, el editorial del 28 de abril último. Allí, el matutino fundado por Bartolomé Mitre concluye, terminante, que América del Sur “no es un sujeto histórico”, sino “apenas” un sujeto geográfico o una mera espacialidad.

El debut en la cumbre de España
El ex presidente Néstor Kirchner estrenará su cargo como secretario general de la Unasur en un debut más que significativo y en el que se han puesto muchas expectativas.
Será el lunes 17, cuando dé comienzo la VI Cumbre Unión Europea-América Latina y el Caribe, calificada por el gobierno español como el encuentro más importante de su presidencia pro tempore del bloque europeo. La reunión se celebrará en Madrid y congregará a 60 jefes y jefas de Estado -33 latinoamericanos o caribeños y 27 europeos-, que representan a más de mil millones de ciudadanos.
La magnitud del encuentro estará dada porque supondrá “un salto cualitativo en las relaciones entre los dos grandes bloques hacia una asociación estratégica”, según resaltó el embajador de España en la Argentina, Rafael Estrella, en un encuentro con la prensa, el miércoles 12.
En palabras de Estrella, la cumbre tendrá como “uno de sus ejes centrales el afianzamiento y profundización de los lazos comerciales, así como la creación de un fondo de unos 130 millones de euros para financiamiento de inversiones en proyectos de infraestructuras en América Latina”.
Otra de las novedades destacadas será la formalización de la reapertura de las negociaciones entre la UE y el Mercosur (la Argentina tiene la presidencia pro tempore), estancadas desde hace más de seis años.

DEBATE

17/05/2010 Posted by | General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

UNASUR


Texto completo de la declaración final

REUNION EXTRAORDINARIA DE JEFAS Y JEFES DE ESTADO Y DE GOBIERNO DE LA UNASUR

PROYECTO DE DECISION

Las Jefas y los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Suramericana de Naciones (UNASUR) reunidos en sesión extraordinaria el 28 de agosto de 2009 en San Carlos de Bariloche, República Argentina,

Reafirmando nuestro compromiso con los principios de Derecho Internacional referentes a la relaciones de amistad y cooperación entre Estados, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.

Reconociendo, igualmente, que los acuerdos de cooperación militar deben regirse por el respeto estricto a los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas y a los principios fundamentales del Tratado Constitutivo de la UNASUR.

Enfatizando que el irrestricto respeto a la soberanía, integridad e inviolabilidad territorial de los Estados, la no injerencia en asuntos internos y la autodeterminación de los pueblos son esenciales para consolidar la integración regional.

Reiterando nuestra disposición de consolidar en Suramérica una zona de paz, fundamento para el desarrollo integral de nuestros pueblos y la preservación de sus recursos naturales, a través de la prevención de conflictos, la solución pacífica de las controversias y la abstención de recurrir a la amenaza o el uso de la fuerza.

Subrayando la vocación de la UNASUR por la solución pacífica de las controversias y la promoción del diálogo y el consenso en materia de defensa mediante el fomento de medidas de cooperación, confianza y transparencia,

DECIDEN:

Fortalecer a Suramérica como zona de paz, comprometiéndonos a establecer un mecanismo de confianza mutua en materia de defensa y seguridad, sosteniendo nuestra decisión de abstenernos de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial de otro Estado de la UNASUR.

Reafirmar nuestro compromiso de fortalecer la lucha y cooperación contra el terrorismo y la delincuencia transnacional organizada y sus delitos conexos: el narcotráfico, el tráfico de armas pequeñas y ligeras, así como el rechazo a la presencia o acción de grupos armados al margen de la ley.

Reafirmar que la presencia de fuerzas militares extranjeras no puede, con sus medios y recursos vinculados a objetivos propios, amenazar la soberanía e integridad de cualquier nación suramericana y en consecuencia la paz y seguridad en la región.

Instruir a sus Ministros de Relaciones Exteriores y de Defensa a celebrar una reunión extraordinaria, durante la primera quincena de septiembre próximo, para que en pos de una mayor transparencia diseñen medidas de fomento de la confianza y de la seguridad de manera complementaria a los instrumentos existentes en el marco de la OEA, incluyendo mecanismos concretos de implementación y garantías para todos los países aplicables a los acuerdos existentes con países de la región y extrarregionales; así como al tráfico ilícito de armas, al narcotráfico y al terrorismo de conformidad con la legislación de cada país. Estos mecanismos deberán contemplar los principios de irrestricto respeto a la soberanía, integridad e inviolabilidad territorial y no injerencia en los asuntos internos de los Estados.

Instruir al Consejo Suramericano de Defensa, para que analice el texto sobre “Estrategia suramericana. Libro Blanco, Comando de Movilidad Aérea (AMC)” y realice una verificación de la situación en las fronteras y eleve los estudios resultantes al Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno, a fin de considerar cursos de acción a seguir.

Instruir al Consejo Suramericano de Lucha contra el Narcotráfico que elabore en forma urgente su Estatuto y un Plan de Acción con el objeto de definir una estrategia suramericana de lucha contra el tráfico ilícito de drogas y de fortalecimiento de la cooperación entre los organismos especializados de nuestros países.

 

29/08/2009 Posted by | General, Politica Latinoamerica | , , , , , | 1 comentario

Las redes terroristas del fascismo suramericano


YVKE Mundial :: Internacionales

A propósito del comando fascista desarticulado en Bolivia

El develado complot contra el presidente Evo Morales, reveló también las actividades de grupos de la ultraderecha sudamericana que promueven acciones contra la democracia y en defensa de criminales y ex represores. Recientemente en Venezuela también fue desarticulado un comando integrado por un francés y tres dominicanos, quienes poseían explosivos y armamento de guerra ¿tendrán relación los casos?

Chevige González Marcó (con información de Página 12, ABN, desparecidos.org)

Martes, 12 de Mayo de 2009. 2:06 pm

La reciente desarticulación de una banda de terroristas, integrada por sujetos provenientes de los países de la Europa del Este, veteranos de la guerra de los Balcanes y de ciudadanos bolivianos ha puesto en evidencia la red que se teje en nuestro continente para atentar contra la estabilidad política y social de nuestros países.Casi en paralelo al plan descubierto por el gobierno del presidente Evo Morales sobre el contexto y las características del plan conspirativo, otros informes respaldados por la propias fuentes diplomáticas de Argentina han descubierto también la existencia de células integradas por ex militares de esa nación. Inclusive se denuncia la existencia de otras células terroristas integradas por brasileños y uruguayos que participaron en la guerra de los Balcanes.

¿Será Bolivia escenario de un experimento de la derecha fascista para emprender una cruzada terrorista contra los pueblos que han decidido ser libres o cuyos gobiernos tienen cierto grado de independencia frente a los designios del poder capitalista mundial? Es posible y el plan podría estar en pleno desarrollo.

Pocas semanas después de que se desarticulara a la organización neofascista que planeaba ejecutar acciones en Bolivia, en Venezuela, las autoridades allanaron una vivienda donde se ocultaban armas de guerra y explosivos. Como consecuencia del hecho fueron detenido tres ciudadanos de nacionalidad dominicana y otro de nacionalidad francesa.

El ministro de Interior y Justicia de Venezuela, Tarek El Aissami señaló que los detenidos forman parte de una organización terrorista. Las armas encontradas fueron: 500 gramos de explosivos C4; un segmento de cable electroconductor; 11 sistemas eléctricos detonantes para explosivos; 19.721 cartuchos de diferentes de calibres, 14 fusiles de diferentes modelos, de los cuales 5 son con miras telescópicas, 5 con miras láser y uno 1 con silenciador.

Además 5 escopetas calibre 12; 3 ametralladoras; 4 pistolas de diferentes calibres, 51 cacerinas para armas de fuego de diferentes calibres, 2 chalecos antibalas; 11 equipos de radio transmisores, 3 portátiles de radio punto a punto; 1 radio base.

Aún se conocen pocos detalles sobre las características de la red desarticulada en Venezuela, no obstante, ya los hechos de Bolivia han despejado parte del panorama que se esconde tras los mercenarios de origen croata y húngaro que planificaban el asesinato del presidente Morales.

Coincidente con la detención y abatimiento de los terroristas, se encontraba en Bolivia una comisión de la organización denominada UnoAmérica. Una coordinadora de agrupaciones ultraderechistas presidida nada más y nada menos que por Alejandro Peña Esclusa, un viejo conocido de los círculos de la ultraderecha venezolana.

Sin estar claro de donde proceden sus recursos, Peña Esclusa se ha dedicado a recorrer el continente. Participó activamente en la campaña electoral del derrotado candidato de la derecha salvadoreña y ha desarrollado íntimas relaciones con medios de comunicación e individuos pertenecientes a los círculos de ex militares golpistas argentinos.

Pues Peña Esclusa y sus socios argentinos han viajado frecuentemente a Bolivia para sostener que la masacre de Pando fue responsabilidad del gobierno de Evo Morales y no de la oposición de derecha en la persona del ex prefecto Leopoldo Fernández.

Una comisión de la llamada UnoAmérica visitó inclusive a Fernández en prisión para manifestarle su solidaridad, e inclusive en un documento público extraído de la página web de Uno América se dice: “Peña Esclusa dijo que viendo que las violaciones a los derechos humanos en Bolivia ya han superado muchas barreras, UnoAmérica ha decidido tomar como bandera el caso de Leopoldo Fernández, para lo cual harán las gestiones internacionales que sean necesarias”.

Otro de los que viajó frecuentemente a Bolivia, especialmente a las ciudades del oriente fue Jorge P. Mones Ruiz, un ex carapintada que se alzó en armas contra el gobierno de Raúl Alfonsín para exigir la impunidad de los represores de la dictadura.

Mones Ruíz es líder de una organización denominada Movimiento por la Verdadera Historia, que entre otras cosas plantea lo siguiente: “La Argentina, Uruguay, Bolivia y Venezuela, países (entre otros) donde UnoAmérica tiene montada una estructura de importancia, se caracterizan por tener presos políticos por idénticas razones. Lo mismo sucede en el Uruguay donde hay que prestar atención, pues con menos estridencias se persigue a quienes lucharon contra la Guerra Revolucionaria Marxista. Esta guerra inconclusa, hoy forma parte de un amplio proyecto de penetración sutil y progresiva, distinta a las acciones armadas del pasado pero que mantiene vigente la perspectiva violenta, escenario en el cual la Iglesia Católica no deja de ser uno de los blancos de la nueva agresión neocomunista”.

Mones Ruíz y sus amigos sostienen que en Argentina se discrimina políticamente a “figuras prestigiosas como el abogado Jaime Smart o el diputado nacional Luis Abelardo Patti.

Pues recordemos quien es el señor Patti, para ello reproducimos parte de su historial criminal denunciado en la página web www.desaparecidos.org: “En 1973 fue acusado de asesinar a balazos a tres adolescentes en una confitería del Barrio Lambertucci, de Escobar, porque recibió informes de que habían asaltado y violado a una mujer. Al frente de una comitiva policial, el entonces oficial principal sorprendió a los jóvenes (de entre 16 y 17 años) jugando al metegol y los acribilló ahí mismo. Luego se comprobó que las víctimas no tenían ninguna relación con los delitos denunciados. El hecho fue publicado únicamente por el diario local “El Actual”, dirigido por el militante comunista Tilo Wenner. Un día después del golpe de Estado, el 25 de marzo de 1976, Wenner fue secuestrado y desaparecido”

Según fuentes consultadas por el diario bonaerense Página 12, desde hace varios meses que las autoridades de ambos países sospechan de las incursiones de ex carapintadas relacionados con las facciones de ultraderecha de Santa Cruz de la Sierra, Pando y Cochabamba.

Sobre la conexión de los ex carapintadas con la derecha boliviana debemos recordar también que uno de los líderes de la estrategia separatista en la nación del altiplano es Branco Maricovik, quien es descendiente de croatas vinculados al nazismo. Precisamente fueron varios los llamados carapintadas argentinos que recalaron en la guerra de los Balcanes, entre ellos el oficial Rodolfo Barros, otro de los camaradas de Mones Ruiz y Baraldini.

Mones Ruiz también está vinculado con las recientes huelgas promovidas por los empresarios de la soya en Argentina para debilitar al gobierno de Cristina Fernández.

No es sencilla la red que se teje a partir de las mentes más retorcidas que pretenden sembrar de violencia a nuestro continente. De seguro se sabrán, poco a poco, muchas cosas más. A pesar de sus trasnochados y a veces alocados planteamientos (como concebir a Lula Da Silva como uno de los pilares del funcionamiento de las FARC), es conocido que los miembros de UnoAmérica han tenido nexos o han sido protagonistas del ejercicio de la represión y las armas contra el pueblo. Poseen recursos, como los que permiten a Peña Esclusa y a sus socios recorrer el continente y juegan con la desesperación y la ignorancia de los sectores sociales que ven en peligro, de forma real o ficticia, sus intereses, frente a los procesos progresistas que se desarrollan en Sudamérica.

Chevige González

29/05/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , | Deja un comentario

LA EXPLOSIÓN DEL DESEMPLEO


03-03-2009

desempleo

Ignacio Ramonet

Le Monde Diplomatique

Hay que repetirlo: la crisis aún no ha tocado fondo. Y las próximas noticias van a ser peores. Las Bolsas siguen desplomándose. Los planes de rescate fracasan uno tras otro. No impiden que las principales economías del mundo -Estados Unidos, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, España- entren en recesión. Grandes o pequeños, los bancos se hallan en situación objetiva de quiebra. Si no se nacionaliza la banca urgentemente y en bloque, el sistema financiero occidental podría perecer.

Lo más grave es que esta nueva fase de la crisis arrastrará a algún país en su caída. Por ejemplo: Irlanda, inmersa en una grave recesión, con un sector bancario muy vapuleado y un déficit público que podría elevarse hasta el 11% del PIB. Otros países (Letonia, Estonia, Ucrania, Pakistán) podrían declararse en quiebra.

El huracán económico se ha llevado por delante una cuarta parte de la riqueza mundial. Y está provocando, en casi todo el planeta, el cierre de fábricas, la explosión del desempleo, una escalada proteccionista y la radicalización de las protestas sociales.

Causa de pobreza, de angustia y de exclusión, la lepra del desempleo se extiende. En Estados Unidos, la recesión ha destruido 3,6 millones de puestos de trabajo, a un ritmo nunca visto. La mitad durante los últimos tres meses. El total de parados ya asciende a 11,6 millones. Y firmas gigantes como Microsoft, Boeing, Caterpilar, Kodak, Pfizer, Macy’s, Starbucks, Home Depot, SprintNextel o Ford Motor planean desprenderse de 250.000 asalariados en 2009. La confianza de los consumidores se ha desplomado.

En China, la caída de las exportaciones provoca el hundimiento de la producción fabril y despidos masivos. Más de 20 millones de trabajadores venidos del campo han perdido su empleo. En la India, entre octubre y diciembre de 2008, medio millón de puestos de trabajo se destruyeron.

En Francia, una cifra resume la magnitud del seísmo: el número de horas de paro forzoso pasó de 200.000 en enero de 2008 a 13 millones en diciembre (1). Ya hay más de 2,5 millones de desempleados. Y para los menores de 25 años, el aumento de la tasa de paro alcanzó, en 2008, el 20%…

En España, durante el pasado mes de enero, el número de despidos aumentó en casi 200.000 personas; y el total de desocupados sobrepasa ya los 3.320.000. En 2009, el paro afectará a unos 850.000 trabajadores más, con lo cual la suma de parados superará los cuatro millones… Más de 827.000 hogares cuentan con todos sus miembros desempleados…
En la UE, el número de parados es de 17,5 millones, 1,6 millones más que hace un año. Y para 2009, se prevé la pérdida de 3,5 millones de empleos. En 2010, la desocupación escalará hasta el 10% de la población activa.

En Sudamérica, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en 2009, se registrará un aumento de 2,4 millones de desempleados. Si bien los países del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay), así como Venezuela, Bolivia y Ecuador, podrían capear el temporal, varios Estados centroamericanos, México y Perú, por sus lazos con la economía estadounidense, sufrirán.

El director general de la OIT, Juan Somavía, estima que el número de desempleados en el mundo (190 millones en 2008) podría incrementarse en 51 millones más a lo largo de 2009. Y recuerda que los trabajadores pobres (que ganan apenas dos euros diarios) serán 1.400 millones, o sea el 45% de la población activa mundial (2).

La brutal explosión del desempleo provoca naturalmente el retorno del nacionalismo económico. Rusia ha decidido elevar el gravamen para los coches importados y ha introducido aranceles a la carne de ave y de cerdo. Ecuador lo ha hecho para los teléfonos móviles y el material de transporte. La India ha anunciado que prohibirá durante seis meses la importación de juguetes de China. Argentina e Indonesia han creado nuevos aranceles para limitar algunas importaciones.

Grecia ha prohibido a sus bancos que socorran a las sucursales en otros países balcánicos. EEUU ha decidido apoyar a las Big Three (Chrysler, Ford, General Motors) de Detroit, pero sólo para que salven sus plantas en el país. No ayuda a las multinacionales extranjeras (Toyota, Kia, Volkswagen, Volvo) instaladas en su territorio. Francia y Suecia han anunciado que condicionarán las ayudas a sus industrias automotoras: sólo podrán beneficiarse los centros ubicados en sus respectivos países. La ministra francesa de Economía, Christine Lagarde, declaró que el protectionismo podía ser “un mal necesario en tiempos de crisis”. El ministro español de Industria, Miguel Sebastián, insta a “consumir productos españoles”. Y en Alemania, gran país exportador, una reciente encuesta reveló que el 78% de los empresarios de PYME eran favorables a medidas protectionistas (3).

Este auge del nacionalismo económico está provocando brotes de xenofobia. En Reino Unido, uno de los países más golpeados por la crisis, con unas previsiones de reducción de la actividad del 2,8%, miles de obreros del sector de la energía, gritando la  consigna ” UK jobs for British workers! ” (“Empleos británicos para trabajadores británicos”), se declararon en huelga contra la contratación de trabajadores portugueses e italianos en las obras de la refinería Total de Lindsey (Lincolnshire). Al mismo tiempo, en ese mismo país, cientos de miles de polacos eran “invitados” a regresar a su tierra natal. Igual en Irlanda, donde el sentimiento antipolaco crece a medida que aumenta el índice de desempleo. En Italia se está expulsando sin miramientos a los rumanos. Y en todas partes se cuestiona el derecho de residencia de los inmigrantes legalmente establecidos (léase, p. 3, el artículo de Javier de Lucas ).

En numerosos países, grandes empresarios o banqueros que reclaman a gritos -y obtienen del Estado- ayudas millonarias, se aprovechan de la crisis para despedir a mansalva y reducir costes. Una actitud que, en el actual contexto de crecimiento descontrolado del desempleo, enfurece. Por eso se multiplican las protestas sociales. Las turbulencias ya han causado la caída de los Gobiernos de Bélgica, Islandia y Letonia. Se han registrado manifestaciones en Francia, con una huelga nacional el 29 de enero, enfrentamientos violentos en Guadalupe y una nueva jornada nacional de acción prevista para el 19 de este mes. Los países más vulnerables de la UE: Hungría, Bulgaria, Grecia, Letonia, Lituania… también han registrado protestas y disturbios más o menos violentos.

Para los ciudadanos, el desempleo es una de las peores formas de represión; una demostración en carne propia de la violencia del capitalismo. Por eso la rabia. Se avecinan tiempos sombríos. El concepto de crisis no alcanza a explicar el momento que estamos viviendo. Un cambio de era. Una mutación de valores. ¿Una esperanza de justicia y de progreso?

Notas:
(1) Sami Nair, “¿Xenofobia o Europa social?”, El País , Madrid, 7 de febrero de 2009.
(2) Le Monde , París, 28 de enero de 2009.
(3) Time Magazine , 4 de febrero de 2009.

http://www.monde-diplomatique.es

04/03/2009 Posted by | Politica Internacional, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario