America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Felleti advierte a la UIA: “La competitividad no se gana devaluando”


Felleti advierte a la UIA: “La competitividad no se gana devaluando” | lapoliticaonline.com.

 

Felleti: “Estamos convencidos de que la Argentina no debe buscar competitividad respecto de su tipo de cambio”

05/10/2011 Posted by | Agricultura yGanadería, Ciencia y Tecnología, Economía, General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , | Deja un comentario

Entre el mito de la burguesía nacional y la apuesta a otro perfil industrial – Eduardo Blaustein


Entre el mito de la burguesía nacional y la apuesta a otro perfil industrial | Miradas al Sur.

11/09/2011 Posted by | Ciencia y Tecnología, Economía, General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , | Deja un comentario

Vientos del Sur – Eduardo Anguita (Interesante análisis del momento actual)


04.09.2011

Cristina Fernández de Kirchner mira al Sur desde el Sur. Son muchas las miradas que, por estos años, entendieron que los cambios de paradigmas vienen enganchados con la emergencia del sur. Ese proceso que tiene como protagonista principal a China –aunque esté al norte de la línea del Ecuador como otros países del sur– suma a otras naciones, empresas y entidades de lo más diversas. El inicio de la era Sabella de la Selección Argentina viene atada a estos vientos del sur. Su debut con Venezuela fue en Calcuta, una ciudad ubicada al este del territorio indio, cercano a la China. La otrora ciudad de la pobreza extrema hoy está subida al motor de una de las economías emergentes más fuertes del Globo. El equipo capitaneado por Lionel Messi se moverá algo más al este para mudarse a Bangladesh, otrora llamado Pakistán oriental, merced a las divisiones geográficas pergeñadas por el Imperio Británico de “dividir para reinar” una vez que debieron abandonar India como territorio colonial.

Allí, en la ciudad de Dacca, los albicelestes se medirán con Nigeria, el país más poblado de África, ex colonia británica, hoy con una economía emergente gracias al petróleo. Desde hace unos años, como en otras naciones africanas, la principal nación extranjera es China, tanto en comercio como en inversiones directas.

El fútbol, aquel invento inglés y con las ligas europeas por encima de las asiáticas, africanas o suramericanas, está avisando que los vientos vienen del Sur. El último Mundial en Sudáfrica, pese a las denuncias mediáticas de que se trataba de un país inseguro. El próximo en Brasil, la gran locomotora de esta región y principal socio político y comercial de la Argentina. El país futbolero sabe que la Fifa es una multinacional que tiene más afiliados que la mismísima ONU y que no sólo genera negocios sino que la diplomacia deportiva tiene hoy tanta o más potencia que los tanques mediáticos del sistema.

Y, hablando de medios, Clarín y La Nación se llamaron a silencio sobre el artículo publicado el viernes en The New York Times sobre la Argentina. En efecto, con la firma del editorialista Ian Mount, ese diario sugirió al presidente norteamericano Barack Obama tomar lecciones de cómo los gobiernos de Néstor y Cristina afrontaron la recuperación. “Argentina ha recobrado su prosperidad gracias a inteligentes medidas económicas”, dice el editorial y destaca que el Gobierno “intervino para mantener el valor bajo de su moneda, lo que impulsó la industria local haciendo las exportaciones argentinas más baratas afuera mientras mantenía las importaciones más caras”. Hay que observar que este artículo salió al día siguiente del discurso de la Presidenta con motivo del Día de la Industria, que tuvo un escenario histórico y una presencia del empresariado que aplaudió de pie a una dirigente política que jamás cedió a presiones corporativas. Por ejemplo, a las presiones de los sectores de la industria automotriz cuando querían un dólar más caro todavía. Con la actual cotización ($4,20) de la divisa norteamericana, las automotrices son el sector que más creció en estos ocho años. Hoy Argentina recuperó su capacidad de exportación automotriz y también sostiene un tejido de autopartistas radicados en el país. Ni hablar de la maquinaria agrícola, una industria potente otrora devastada en los noventa y que creció con alto nivel de financiamiento venezolano.

Entre las “valerosas lecciones” de estas latitudes sureñas subraya que “el recorte extremo de gasto público en una economía estancada sólo hará inhibir el crecimiento”. Cabe recordar que la salida de Roberto Lavagna del Ministerio de Economía hace ya seis años era porque quería enfriar la economía. Néstor Kirchner decidió que de ningún modo se iba a desalentar el consumo interno porque era uno de los pilares del modelo. En ese sentido, el artículo de Mount señala que otra de “las lecciones que nos da Argentina es que el gasto gubernamental para promover la industria y programas de infraestructura para crear empleo no convierte a un país en una especie de parodia soviética”.

Tecnoindustria. La celebración del Día de la Industria es, quizá, una muestra de los cambios profundos que explican por qué los vientos soplan distintos en el sur. Esta semana, la mexicana Alicia Bárcena, extraordinaria secretaria ejecutiva de Cepal, hizo público un informe que también fue olímpicamente ignorado por Clarín y La Nación, cuyo único interés es tratar de encontrar explicaciones de por qué Argentina no está blindada ante la crisis europea y norteamericana. La única verdad es que ellos quieren ser el factor que reste potencia a la marcha de la economía. El informe de Cepal afirma que el valor de las exportaciones de bienes de América latina y el Caribe se estima en el orden del 27% durante este 2011, en coincidencia con el aumento registrado durante 2010. La expansión se explica por un aumento del 9% en el volumen exportado mientras que el 18% restante se debe al aumento en los precios de los productos exportados por la región. Vale recordar que durante décadas, uno de los grandes problemas era que las exportaciones de productos primarios tenían precios decrecientes mientras que los productos industriales aumentaban. Eso se llamó el deterioro de los términos de intercambio. Un mundo con 6.000 millones de habitantes y un aumento creciente de alimentos, minerales, gas y petróleo modificó drásticamente los precios relativos. El superávit comercial 2011 de América latina es de 80.000 millones de dólares.

Un dato que probablemente asombre a los editores de la prensa opositora y que aún no tomó estado público es que los representantes de los mandatarios de los países que integran Unasur se reunieron el miércoles pasado en Río de Janeiro para dar curso a los estudios preliminares de un plan de largo aliento de la inversión pública regional. La creación del Banco del Sur podría ir acompañada de un plan de obras por la friolera de 110 mil millones de dólares.

Tan importante como esto es advertir que el intercambio no es Norte-Sur como en otros tiempos, sino Sur-Sur, encabezado por China y el resto de Asia emergente. La integración comercial de estas regiones no se hace con aquella fórmula colonial de que Inglaterra se lleva el cuero de las pampas para que luego los gauchos se pongan botas elaboradas en Manchester. Una pequeña muestra de cómo son las relaciones actuales está en la radicación de una planta de la multinacional china Lenovo en Tierra del Fuego. Tercera o cuarta en la fabricación de computadoras a nivel mundial y primera en la región Asia-Pacífico, Lenovo montó una pequeña planta y el viernes entregó la primera unidad fabricada en el país. En la misma dirección va la instalación en San Juan de una empresa canadiense RIM para fabricar los teléfonos BlackBerry.

Cuatro años más. La Presidenta hace tiempo que advierte la necesidad de posicionar al país para la creciente integración con socios como China e India. Estos países lograron avances tecnológicos, financieros y comerciales que les permiten exportar productos de altísimo valor agregado. De allí que la cena del jueves en Tecnópolis no tuvo nada de acto de campaña. Por el contrario, fue el discurso de una líder de Estado a los hombres de negocios, muchos de los cuales son principales beneficiarios de estos ocho años y, sin embargo, han preferido mirar al Norte en vez de percibir y ver las oportunidades crecientes que da el Sur. “Tenemos que ser todos lo suficientemente inteligentes –dijo Cristina– para no arruinar las bases del desarrollo argentino, que hemos construido con tanto esfuerzo”, y se trataba de una apelación a mantener el proceso de redistribución del ingreso a través de las negociaciones colectivas de trabajo, y de allí la presencia fundamental del titular de la CGT, Hugo Moyano, en el encuentro y no sólo del presidente de la UIA, José Ignacio De Mendiguren. Estaba, en solitario, el presidente de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, quien tuvo que recoger piola con su desprecio al pueblo tras las elecciones del 14 de agosto. Es cierto, como dicen por lo bajo los que coinciden con Biolcati, en el sentido de que muchos empresarios –o la gran mayoría– invierten en soja y no sólo los de la Sociedad Rural. Pero el gran problema no es dónde obtienen rédito rápido. El problema es si se trata de negocios accesorios que en un sistema capitalista no pueden prohibirse por decreto. El tema, tal como lo planteó la Presidenta es si estos empresarios saben que les conviene invertir más en el país. “Necesitamos mas inversión. Yo sé que la inversión requiere confiabilidad. Yo quiero darles la certeza de que estas políticas que hemos implementado desde 2003 no sólo las vamos a mantener, sino también a profundizar”. De allí que, entre las metas para 2020, planteó la necesidad de llevar la inversión al 28% del 23% nada despreciable que hay en la actualidad. También planteó otras metas perfectamente alcanzables como la duplicación del producto industrial y la disminución del desempleo al 5%.

El país vive otro clima. Un clima que difícilmente puede registrarse en el relato de los medios de comunicación opositores. La Presidenta hizo referencia al Rastrojero y al Pulqui, orgullos argentinos de los cincuenta. Esas páginas de logros en productos argentinos fueron literalmente sepultadas por la contrarrevolución que desplazó a Juan Perón en septiembre de 1955. Casi un año después, sin ninguna exigencia que no fuera un alineamiento ideológico, Aramburu y Rojas firmaron la inclusión del país a la órbita del FMI. Por supuesto, un hecho aplaudido por los hombres de negocios de entonces y por la prensa reaccionaria que aplaudía una dictadura y hoy son el eje opositor a un gobierno democrático.

Las oportunidades que brinda el sur quizá permitan disimular el oportunismo de ir tras la ganancia. La hipocresía forma parte de la búsqueda del beneficio. La Argentina puede blindarse ante la crisis externa, aun aceptando toda la precariedad que significa una metáfora semejante ante una crisis cuya profundidad todavía es desconocida. También puede tener un desarrollo de la inversión pública de los niveles extraordinarios registrados en los últimos ocho años. Y puede mostrar la fortaleza de un pueblo que acompaña y es sujeto activo del cambio. También, como planteó Cristina, necesita de un empresariado que se juegue en esta etapa. Porque la llamada burguesía nacional fue, en cada intento de crecimiento con equidad, un factor que sumó su esfuerzo y que luego fue perseguida por aquellos regímenes anticonstitucionales que se asociaban con empresarios sin sentido nacional ni respeto por los derechos del pueblo. Hoy, más que nunca, esos hombres de negocios pueden mirar el Sur y actuar en consecuencia. Es decir, apostar por la Argentina y por esta integración impresionante que tiene la región.

Miradas al Sur

05/09/2011 Posted by | Agricultura yGanadería, Ciencia y Tecnología, Economía, General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

EL PRESIDENTE DE LA SOCIEDAD RURAL NO CONSIGUIO APOYO PARA UN DOCUMENTO EMPRESARIO CONJUNTO



Buscar aliados no es el fuerte de Biolcati

El almuerzo en AEA con referentes de distintas cámaras patronales resultó un fiasco para sus principales promotores, Biolcati y Méndez, de la UIA, quienes fracasaron en impulsar un documento crítico al Gobierno. Desilusionados, ni siquiera fueron a la reunión.

Por Cristian Carrillo

El objetivo impulsado por las corporaciones agropecuarias de emitir un documento conjunto con otras entidades empresarias, que permita marcarle la agenda al gobierno nacional, no tuvo ayer consenso. La iniciativa fracasó ante la posición de varios sectores de pequeños y medianos industriales que buscaron diferenciarse de esa postura y prefieren mantener diálogo con el Gobierno. Como no pudieron avanzar en la iniciativa, sus dos principales promotores, Hugo Biolcati, presidente de la Sociedad Rural, y Héctor Méndez, titular de la Unión Industrial, prefirieron no asistir al almuerzo que organizó la Asociación de Empresarios Argentinos (AEA). Tampoco fue el presidente de Confederaciones Rurales (CRA), Mario Llambías. Las grietas en el arco empresario se hicieron evidente.

Dentro de la UIA, el quiebre se produjo anteayer durante la reunión de Comité, en la cual se increpó a Méndez por acordar con los dirigentes ruralistas sin consenso previo. Dentro de la Mesa de Enlace también hay problemas. Como dato, el titular del Observatorio Pyme de la UIA, José Ignacio de Mendiguren, crítico de la posición de Biolcati, arribó junto con el presidente de Federación Agraria (FAA), Eduardo Buzzi, en el auto de este último, y se retiraron también juntos.

El almuerzo tuvo lugar en la sede de AEA. Previo a ese encuentro se supo que Méndez y Biolcati habían delineado un documento con “consensos básicos para hacer un llamado al diálogo y al respeto por las instituciones”. Ese acuerdo es el que molestó a la mesa chica de la UIA. “En la reunión de Comité explotó todo por el aire”, detalló a este diario uno de los presentes. Los miembros del Comité pidieron al titular de la entidad explicaciones y que confirmara si existían conversaciones con la Rural “sin consensos necesarios”. “Méndez desmintió todo”, relató la fuente. De todos modos, la aprobación para que la UIA participe del almuerzo incluyó varias condiciones. “Había mucha expectativa de que iba a ser un encuentro destituyente y, por eso, pedimos todas las garantías del caso”, agregó un directivo de la línea Industriales. El mensaje que envió el sector crítico de la entidad fabril a AEA fue claro: “Evitar cualquier comunicado que juzgue la división de poderes”.

Como de costumbre, el presidente de Fiat Auto, Cristiano Ra-ttazzi, buscó sobresalir y –también como de costumbre– lo callaron. “A pesar de que había quedado claro que no era parte del temario, salió otra vez con lo de la seguridad jurídica. Igual, no lo dejaron terminar y se continuó analizando la situación sector por sector”, explicó un referente del sector banquero. Los empresarios coincidieron en que se avecina un horizonte de crecimiento interesante, con record de exportaciones de granos, con una demanda brasileña traccionando las ventas de manufacturas locales y un mercado chino recuperándose con fuerza. “Los presentes manifestaron su satisfacción por el encuentro y señalaron su compromiso de continuar trabajando juntos en la construcción de consensos para el mediano y largo plazo para el desarrollo productivo del país”, según un comunicado de la FAA.

Los empresarios hicieron sus críticas. “Lo que asusta es el actual nivel de litigiosidad”, afirmó un empresario. En ese sentido, De Mendiguren planteó en el almuerzo la “necesidad de establecer una metodología para resolver los conflictos que se vayan presentando”, según relataron a este diario. Sobre este punto adhirió el vicepresidente segundo de la entidad fabril, Luis Betnaza. “La Argentina tiene como asignatura pendiente cómo se discuten los disensos. Tenemos que aprender a hacerlo”, exhortó el ejecutivo de Techint. Otros dirigentes pidieron “extender a otras entidades el debate” para evitar que se los tome “como un grupo de élite”. “Está claro que las pymes con la Sociedad Rural mucho consenso no tenemos”, señaló un empresario.

Las ausencias de los principales referentes de sectores concentrados críticos del Gobierno permitió abonar la teoría de la ruptura. “No es casualidad”, especuló uno de los presentes. Los empresarios que sí asistieron aseguran que la ausencia de Méndez, Biolcati y Llambías “no hace más que ratificar que tenían algo preacordado y que la desmentida del presidente de la Unión Industrial fue una farsa”. Hubo quienes celebraron los faltazos, pero también contribuyó al malhumor de otros. Un sector de la UIA no convalida el acercamiento de Méndez con Biolcati. “No se puede creer que siga con él después de cómo lo dejó parado en el panel que compartieron en el último Coloquio de IDEA”, criticó uno de los directivos. En ese encuentro, que se de-sarrolló en Mar del Plata, Biolcati acaparó el panel con críticas al Gobierno, en las que buscó complicidad de Méndez. El titular de Adeba, Jorge Brito, se bajó de ese panel para evitar quedar pegado al discurso opositor.

Del almuerzo participaron el vicepresidente y principal directivo de AEA, Luis Pagani (Arcor), los vocales Enrique Cristofani (Banco Santander), David Lacroze (presidente de la Asociación del Maíz), y su presidente ejecutivo, Jaime Campos; mientras que por la UIA estuvieron De Mendiguren, Miguel Acevedo y Adrián Kaufmann. Por el sector rural estuvieron Buzzi y Carlos Garetto, de Coninagro. Los anfitriones también se mostraron más conciliadores de lo previsto y dejaron de lado el discurso sobre la falta de seguridad jurídica.

Página 12

18/03/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Argentina – Carnaval de carne y de errores


El Ogro | Chiste raro | Matrimonio uruguayo | Macri |

Cotorreos Carnaval viene de carne. Todo un simbolismo en días de carnaval donde aumenta el precio de la carne. Días de concupiscencia en los que las tentaciones terrenas crean tensiones sexuales y pecados veniales como las del Ogro Fabianni, y también políticas. La pelea de fondo entre el kirchnerismo y todos los que vengan no para. Y todos los que vengan son muchos. Según Mario Wainfeld de Página/12 del domingo 14,  “El Frente del Rechazo o el Resto del Mundo son el 70 por ciento que no eligió al Frente para la Victoria en junio de 2009 (…) los contendientes del centro a la derecha”. “Dentro de lo que es la oposición al modelo K estamos los anti K, los post K, los no K, los K-less , y los K-ligth”. La movilera le pregunta: “Y si se fuera Kirchner, ¿qué harían?”. El personaje contesta sorprendido: “¡Uy! ¡Eso no lo habíamos pensado!”. Todos los que vengan deben darle las gracias a una carótida leve por no tener que ponerse a pensar en qué hacer aparte de joder. Ni siquiera la premura del cardenal Jorge Bergoglio en enviarle un improcedente sacerdote para oficiarle la frustrada “unción de los enfermos” a Kirchner logró agravar la levedad del paciente. Es que el de la oposición actual es un extraño caso de energía positiva que existe gracias a la energía negativa que derraman. Si por alguna hipotética razón desapareciera la fuente que alimenta esa energía negativa, la oposición se encontraría azorada preguntándose lo mismo que el personaje cómico de Sendra. “¡Uy! ¡Eso no lo habíamos pensado!”. Como no pensaron en la recuperación del fútbol para todos, ni en la Ley de Medios. Como no pensaron este verano de masas. Para darles una idea: en la última temporada, a Villa Gesell y sus playas aledañas llegaron y partieron 4.500 ómnibus con turistas; esta vez casi alcanzaron los diez mil. Por eso, cuando a los negadores ya no les basta con extraer el alimento acá, de puro angurrientos, lo van a buscar afuera. Ahora, golosos, se endulzan con el Pepe Mujica. Después de su actuación en Punta del Este -y además de encantar al barrilete italo-argentino Cristiano Rattazzi y a otros barriletes que siempre buscan dónde robar viento a favor-, Pepe Mujica, en el relato mediático argentino, pasó a ser un batido de nostalgia y Facebook, una cruza de Lula da Silva y Sebastián Piñera, y un combinado de chacra con gallinas y de campo con feedlot. No me los desilusione, Pepe. Haga honor a los trajes que ahora se pone. Mire si los ha meloneado en el Conrad que, sabiendo que Lucía Topolansky, su esposa, va a ser la presidenta del Senado uruguayo, a nuestros periodistas autóctonos no se les ocurrió empezar a decirles “matrimonio reinante” ni “ pareja hegemónica” ni nada. Algunos de ellos -acerca de los que hablo y ellos lo saben- son tan globales últimamente, tan mundanales, que tienen los ojos hacia fuera y el culo sucio hacia adentro. Si el Gobierno acaba de reclamarle a Inglaterra por las Malvinas, por el escándalo de la plataforma petrolera, los grandes medios y sus mejores empleados titulan y proclaman que Inglaterra se ríe del reclamo argentino. La gozan. Bien por los ingleses. Si el Gobierno anuncia un aumento sustantivo a los maestros, esos medios titulan con el culo que en muchas provincias no habrá plata para pagarlo y que hay riesgos de que las clases no comiencen. Multiplicados con fervor patrio en los grandes medios parecen reproducirse más todavía. Descubro un chiste en el diario Clarín del día jueves 18. Es el “Humor” de Sendra, que ilustra la segunda página del diario. Es un chiste raro, extraordinario. ¡Dice tantas cosas! El chiste es éste: un personaje le dice a una movilera que le pone el micrófono a la altura de la boca:

A una protestita campestre en un pueblito de Santa Fe la llamaron “el tractorazo”. Fue tan modesta, tan chirle, tan infundada que Eduardo Buzzi, desconsolado, se quejó de que la oposición política lo había abandonado. Es raro que un gaucho no sepa que si la estrella se te apaga no hay amigo que la encienda. Lo que sí han abandonado los medios es la profecía del colapso energético. Todo el verano hubo tanta electricidad en todas partes que tuvieron que meterse el apagón colosal en el olvido. Los productores de velas y de pilas están desalentados. Pero a lo mejor en el invierno se resarcen. En una de esas, si Dios quiere, nieva un mes seguido y soplan tornados que arrasen con las líneas. O caen “diluvios”, estos sí sirven para que las inundaciones en la ciudad estén justificadas. Nada de lluvias torrenciales ni copiosas. Diluvio, un error de la naturaleza.
En la Ciudad de Buenos Aires es el único lugar donde se confiesan todos los errores. Son tantos que a este paso el gobierno de Mauricio Macri será el gobierno del error y cuando tenga un acierto va a tener que salir a disculparse por no seguir cumpliendo la desacertada rutina. Errar es humano. Lo inhumano es tener que padecer el error.
Toquen madera que no haya nunca un acierto de la pistola Taser paralizante. Que tengan mala puntería. Que consigan reformarlas y usarlas para paralizar mosquitos. O si no hagámosle una oferta para que las compren en Barcelona y zonas vecinas, invadidas por las cotorras argentinas. La myopsitta monachus. Miles de ellas, ninguneadas acá porque se les da más atención a los fondos buitre y a los pingüinos, emigraron hasta allá. Cagan a lo cotorra. Se atragantan con las plantaciones. Ni los goles de Messi indemnizan a los catalanes de este cotorreo argentino.
Para el final un detalle necrológico que tiene vida. En el último número de la revista Para Ti un editorial anuncia la desvinculación de la empresa de Constancio Vigil. El querido “Costi”. Embalados en la emoción sus compañeros escribieron lo siguiente: “Para Editorial Atlántida la ida de ‘Costi’ es una pérdida irreparable, ya que además de sus cualidades personales y profesionales representa más de noventa años de historia de la familia Vigil(…)”. Lo de irreparable pérdida me hace dudar: pero Costi vive, ¿no?

Copyright 2008 Revista Debate – Todos los derechos reservados

21/02/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Argentina – “Biolcati es un golpista hecho y derecho”


A quién le cabe duda que Biolcati es un golpista.. no sirve  para nada disculparse… lo que en realidad vale es lo que muestra, acaso no lo vimos también con Grondona haciendo elucubraciones ambos..sobre los dos años que le queda a la presidenta…ESTA TODO DICHO.

Marianike

ANIBAL FERNANDEZ CRITICO AL TITULAR DE LA SOCIEDAD RURAL


El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, aseguró que el titular de la Sociedad Rural Argentina, Hugo Biolcati, “es un golpista hecho y derecho” al que le gustaría sellar las cosas “como en los viejos tiempos, con color verde oliva y con una marcha militar de música de fondo”. Ayer Biolcati, al referirse al caso Pomar, dijo que había que “descabezar” no sólo a la Policía, sino “al gobierno bonaerense”.

Fernández señaló que “esa no es la visión de la mayoría que estaba” ayer en el acto realizado en El Rosedal de Palermo, donde había “gente que seguramente tiene un pensamiento que no está en la misma sintonía que el gobierno pero que pretende llegar al momento oportuno para tratar de competir en las urnas”.

“En el caso de Biolcati, a él le gustaría sellarlo como en los viejos tiempos, con color verde oliva y dando instrucciones con una marcha militar de música de fondo”, aseveró el jefe de ministros en declaraciones formuladas a radio Milenium.

De esta forma, se refirió a los dichos expresados por el titular de la SRA en el marco del acto realizado ayer a la tarde, encabezado por los representantes de las entidades agropecuarias, y con la participación de dirigentes de la oposición y de la Unión Industrial Argentina (UIA).

Allí, Biolcati afirmó, al referirse al caso de la desaparición de la familia Pomar y el hallazgo de sus cuerpos después de 24 días, que no sólo había que “descabezar” a la Policía bonaerense sino también “al gobierno bonaerense”.

“Que tenga expresiones de estas características no me asombra”, afirmó Aníbal Fernández, quien definió a Hugo Biolcati como “un golpista hecho y derecho” y recordó que en abril de este año, en un diálogo que había mantenido con el periodista Mariano Grondona, el titular de SRA había planteado lo mismo para el orden nacional.

Por otro lado, el jefe de ministros aseguró que, en la manifestación de ayer, “no es el campo el que se expresaba” sino “dirigentes de algunas asociaciones del campo”.

Además, afirmó que “hay contundentes políticas de cambio en el marco de la política agropecuaria” que exhiben “resultados muy positivos en todos los sectores que otrora estaban bien complicados”.

De hecho, sostuvo que “todos los días que son necesarios se reúnen las entidades representadas por quienes ayer hicieron los discursos políticos con el ministro del área y hablan de lo que tienen que hablar”.

“Lo demás es política; no discutamos más”, planteó Aníbal Fernández, quien remarcó que existe “un discurso en privado y un discurso en público”.

En este sentido, afirmó que “ha habido muchísimas políticas que se están llevando a la práctica y convenios que se están firmando con muchos de los mismos sectores que estaban ayer en ese lugar”, en referencia al acto realizado en El Rosedal de Palermo.

Página 12


11/12/2009 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , | Deja un comentario

Argentina – El plan opositor


Veamos quiénes son los grandes apoyos de la Coalición Opositora y sus principales objetivos.

Por Antonio Tourville (*), especial para NOVA.

Esto que escribo hoy no es nada nuevo, y ya sucedió en Argentina, y lo voy a repetir hasta el 2011 por todos los medios posibles y de todas las formas a mi alcance. No esperé -ni espero- nada material de la política, nunca obtuve nada de ella, en cambio puse y seguiré poniendo todo mi esfuerzo y algunos recursos en pos de la defensa de mi Patria y del bienestar del Pueblo.

Esto lo siento, porque estoy enamorado de mi Patria y de mi Pueblo. Gracias al pueblo, estudié dos carreras en Ciencias Exactas, en universidades públicas, esto acrecentó mi formación y mi juicio lógico. Relato esto porque me he sorprendido yo mismo, porque he publicado resultados, mucho antes de que ocurrieran, cosa que a achaco a mi libertad de pensamiento y a la estructura  lógica del mismo. Para ello, mi método es 1) Recabar toda la información posible, 2) Cruzarla, 3) Ponerme en el lugar de la persona o grupo a los que quieran anticipar, 4) Pensar desde la lógica, teniendo en cuenta los condicionantes y las personas o grupos que los rodean y apoyan.

Por esto, desde que se demostró el que Grupo A era posible, desde que, alcoholizados por el poder y el odio, Solanas y Pinedo aplaudían juntos, o encontrados por la incongruencia, Lozano y Prat Gay también festejaban, o aunados por la prostitución ideológica, Bonasso coincidía con Carrió, o haciendo gala de amnesia, Alfonsín hacía migas con los diputados de la Sociedad Rural, o enfrascada en la locura, Donda caminaba junto a Aguad, o traicionando a Perón, supuestos peronistas le daban aire y poder a los enemigos actuales e históricos del peronismo, o mujeres que dicen reivindicar a Eva se ponían como viles serviles a favorecer las intenciones de la oligarquía, que escupió, violó, arrastró y mansillo a Evita.

Era lastimoso ver a antiguos hombres y mujeres de la Causa Popular complotar contra su pueblo, haciendo recordar la década de la traición cipaya, comandada por Menem y Duhalde.

Y allí quedó claro: estos sujetos no tienen principios, no tienen ideologías, no tienen Patria, sólo los mueven sus bajas y entupidas ambiciones, que más tarde o más temprano este Circo Romano que armaron los hará victimas, porque Roma no paga traidores y el Pueblo jamás los perdona.

Vayamos a lo nuestro, tomando distancia, veamos quiénes son los grandes apoyos de la Coalición Opositora y sus principales objetivos. Se destaca: la Mesa de Enlace, (que pretende la anulación de> las retenciones y la liberalización del comercio exterior), la UIA de las multis y grandes empresas (que pretende una devaluación, y  bajar el costo laboral e impositivo), el Oligopolio de Medios (que pretende la abolición de la nueva ley que lo regula y la devolución de su gran negocio, el fútbol), la CIA o el poder de Estados Unidos (que pretende la alineación obediente y el abandono del Mercosur), los Bancos Buitres (que pretenden recuperar las AFJP y seguir con la timba financiera).

Estos, en grandes líneas, son los pagos de favores que tendría que cumplir el nuevo gobierno, surgido de la Coalición A, llámese Cobos, Duhalde, Carrió o Macri. ¿Pero cómo harían todo esto? Para ello tendrían que desarmar todos los planes sociales, como la asignación por hijo, las becas, el subsidio a madres  de siete hijos, las cooperativas de trabajo, etc. Tendrían que bajar los salarios y las jubilaciones, tendrían que producir desocupación para bajar las pretensiones salariales, tendrían que argumentar el abandono del Mercosur,> tendrían que bajar el consumo por el aumento de los precios que se irían a dólares por las liberalización de las exportaciones.

Cosa casi imposible, porque ante la primera medida el pueblo reaccionaría y ya las otras serían inviables. Por ello, este gobierno parido por los Duhalde, los Solanas, las Carrió, los Macaluse, los Macri, los Bonasso, los Lozano, los Prat Gay, los Alfonsín, los Morales, los Aguad, los Biolcati, los Pinedo, las Bullrich, las Dondas, etc., etc., tendrían que tomar todas estas medidas de una sola vez y sentarse a esperar los resultados que sumirían a todo el Pueblo en un desastre generalizado, que lo llevaría al sálvese quien pueda, evitando la reacción.

Pero, a todas luces, todas estas medidas juntas producirían una pueblada y el gobierno caería. Por ello, el único camino  y el único plan de la oposición es tomar una sola medida que traiga como consecuencia a las demás. Y esto no es otra cosa que una violenta devaluación con la liberación del comercio exterior, con la excusa de aumentar la competitividad y dar un envión a la productividad y el crecimiento, que es el discurso de estos viles opositores Grupo A.

Una devaluación que llevaría al dólar a 6 pesos o más, justificándola, además, con el falso descalabro producido por los Kirchner Esto produciría: que el poder adquisitivo de los salarios se redujera a la mitad (dado que todos los bienes subirían al doble), que la asignación por hijo, las becas, los subsidios, y otros planes, caerían en igual medida. Necesitándose la mitad de los dólares actuales para sostenerlos, esto haría posible bajar o anular las retenciones agropecuarias, la reducción de algún impuesto a la producción y/o el otorgamiento de algún subsidio en el mismo sentido a las grandes empresas.

Una devaluación como esta haría que los países del Mercosur nos pusieran aranceles diferenciados a nuestras exportaciones, con nuestro consiguiente enojo, y nuestro alejamiento del bloque, para caer en el abrazo del oso del Tío Sam. La UIA de los grandes se alegraría por la baja del costo laboral e impositivo. El mercado interno, desfinanciado por la caída del salario y el aumento de los precios que se mantendrían en dólares, caería, produciendo el cierre de toda empresa no vinculada al comercio exterior, produciendo desocupación y la caída de las condiciones laborales y pretensiones salariales.

En medio de todo esto, seria casi una nimiedad abolir la Ley de Medios y devolver el fútbol y las AFJP, con el cuento del achique del gasto y del cuidado de los fondos de los jubilados, que casi habrían quedado licuados por la devaluación.

En tanto, la calidad y la cantidad de la alimentación caerían, la carne, la leche, y todo alimento proteico ahora cotizados en dólares sería prohibitivo, y el pueblo se alimentaría con grasa de poco valor e hidratos de carbono, cayendo en la desnutrición y en el desequilibrio fisiológico, produciéndose un desastre sanitario consecuente.

Los bancos de las escuelas comenzarían a vaciarse, la mortalidad infantil crecería, se llenarían las veredas de los hospitales y el futuro de nuestros jóvenes se mudaría nuevamente a los aeropuertos, ahora sin destino, dado que el mundo recién está entrando en la crisis de su sistema  financiero.

Así es  el Modelo Opositor, con que sueña Clarín y La Nación, dirigido y apoyado por la Coalición Grupo A. Tendríamos un país exportador, tal vez con un excelente crecimiento de su PBI, con un pueblo hambreado, desocupado, esclavizado, donde sus mejores hijas se prostituirían y sus hijos serian arrastrados por la desazón a la droga y al delito.

Este país sería surcado por un combate a la inseguridad a sangre y fuego, dado que ésta crecería en forma exponencial y también su represión. La protesta social sería criminalizada y reprimida, Kosteki, Santillán, Fuentealba, Teresa Rodríguez y Víctor Choque caerían en el olvido, porque sólo serían unos, entre otros muchos.

Este es el país al que nos quiere conducir la Coalición Grupo A; resistiremos, aunque en ello se nos vaya la vida.

(*) Dirigente peronista de Paz, Pan y Trabajo.

10/12/2009 Posted by | General, Politica Internacional, Sociedad y Cultura, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , | 1 comentario

Argentina – “Hay empresarios que alaban el sistema que les cerró las fábricas”


“La Argentina Antigua” épocas de cierre de fábricas

“Hay posturas, como la de Rattazzi, inexplicables” Aludió al titular de la automotriz Fiat como ejemplo de críticas contradictorias con los intereses de su sector.

El ministro de Planificación, Julio De Vido, señaló que “algunos empresarios expresan ideas contrarias a los intereses que se supone representan” y agregó que “no todos piensan igual: empresarios importantes están trabajando con nosotros por el bien de la industria”. Destacó anuncios de ampliación de producción hechos por Techint, protagonista de fuertes confrontaciones con el Gobierno, como una muestra de confianza del grupo hacia el Gobierno. Y aseguró que las empresas de servicios públicos que fueron intervenidas por caer en default serán investigadas. “Si no cumplen con sus contratos no nos temblará la mano para reestatizarlas”, aseguró. También indicó que en el próximo verano no habrá cortes de luz y aseguró que la capacidad de generación es suficiente para atender un crecimiento fuerte de la economía.

–El Gobierno está siendo cada vez más cuestionado por las cámaras empresarias. ¿Piensa que terminarán uniéndose en un frente opositor?

–Yo creo que tenemos muchos empresarios que tienen una enorme vocación nacional y que han entendido este modelo. Estamos trabajando ahora, por ejemplo, con el tema de la televisión digital argentina, tanto en las fábricas como con empresarios de Tierra del Fuego. Con el sector metalúrgico y con Juan Carlos Lascurain (titular de Adimra) estamos tratando de que hasta el último tornillo que se coloque en los sistemas de televisión digital de la Argentina sea fabricado en el país. Luego hay un tema de política empresarial que uno a veces no comprende, porque ni siquiera defienden los intereses genuinos del sector al que representan; aparecen defendiendo políticas neoliberales que han llevado a las empresas al borde de la quiebra.

–¿A quién se refiere?

–En estos días escuchábamos al señor Cristiano Rattazzi en la conferencia de la UIA diciendo que no había inversiones en energía eléctrica y yo le estoy demostrando que hay más de 10.000 millones de dólares invertidos en esa área. Pareciera ser que si las inversiones no las hace pura y exclusivamente el sector privado con una tarifa altísimamente ventajosa, no hay inversiones. Y si existiera esa tarifa, la planta de Fiat, de Ratta-zzi, estaría cerrada, como efectivamente la tuvieron durante diez años. Alaban al mismo sistema que les tuvo la fábrica cerrada durante una década: no fue el gobierno de Kirchner ni el de Cristina Fernández el que generó una política para que no pudieran producir ni un auto al año. Esas cosas son las que resultan inexplicables. Yo creo que cuando no se defienden los intereses que son genuinos, se abre un manto de sospecha sobre la legitimidad de la representación. De todos modos, creo que en todas las organizaciones hay gente muy valiosa y que es muy bueno que haya distintas opiniones de los temas, pero está claro que el Gobierno tiene una política que es industrializar y hacer crecer la industria, generar políticas tarifarias para que la industria sea competitiva y pueda crecer. Quizás haya algunos que estén pensando y actuando políticamente.

–¿Como la UIA?

–Hay algunos en la Unión Industrial, como (Guillermo) More-tti (Unión Industrial de Santa Fe) y (Juan Carlos) Lascurain (Adimra), que tienen una posición muy clara y son miembros muy importantes de la UIA. También hay hombres, como Ignacio de Mendiguren, que viene haciendo un gran trabajo por la industria nacional. Hay un montón de empresas que uno ve que trabajan. Techint mismo ha hecho un anuncio importantísimo: la colada continua, una inversión de 1500 millones de dólares y así la Argentina va a pasar de producir 2 millones de toneladas de acero a producir 4 millones. Y nosotros le hemos garantizado los volúmenes de gas para que ese anuncio fuera posible. Porque más que un discurso favorable, nos importan los anuncios favorables, porque eso se transmite a la gente y si esos anuncios favorables son concomitantes con nuestro proyecto de país, ¿qué más vamos a querer nosotros que la Argentina pase de producir dos millones de toneladas de acero a cuatro millones? Y la Argentina no tiene actualmente casi ningún yacimiento de hierro, Sierra Grande quizá, pero no provee de hierro a esta empresa. Es decir que importamos recursos naturales y les agregamos valor. Nosotros respetamos todas las ideas y opiniones que pueden tener las distintas entidades. Ahora, cuando uno ve discursos que son contradictorios, piensa que ahí sí hay una intencionalidad política que no es genuina ni correcta.

–¿Qué va a pasar con las empresas de servicios públicos que fueron intervenidas luego de caer en default?

–Generalmente, cuando una empresa cae en default, es porque tiene pasivos que le resultan impagables; deudas que fueron tomadas en dólares con una tarifa dolarizada, que luego se pesificó. Por otra parte, en muchos casos no estamos del todo seguros de que el volumen de esos préstamos haya ido en un ciento por ciento a inversiones en la propia compañía y eso es lo que estamos evaluando. La misión principal de los interventores es analizar la estructura de las deudas, y ver que si una empresa que presta un servicio público entra en default, no sea porque parte de esa deuda no haya sido afectada a lo que correspondía. Un default es una alarma para que prestemos atención especial sobre los negocios de la compañía y por eso se coloca un interventor. No para interferir con los negocios de la empresa privada, sino para que, ante una anomalía como es el default, tengamos un ojo avizor que nos pueda prevenir de situaciones que puedan complicar la provisión del servicio.

–¿Significa que se analizará caso por caso si las concesiones siguen?

–Cada caso es diferente. La salida de la intervención va a darse cuando tengamos una claridad absoluta de que el desenvolvimiento empresario a futuro va a ser normal, de que la compañía está financieramente encarrilada y de que no va tener ningún tipo de alteraciones que puedan complicar a los trabajadores o a los clientes.

–¿Es decir que algunas de estas intervenciones puede terminar en estatización?

–Sí. Si alguna de estas empresas tiene un incumplimiento flagrante de los contratos de concesión, se cancelará el contrato. No nos va a temblar el pulso para rescindir los contratos que haya que rescindir y retomar el Estado la condición de los negocios que en el fondo son de él.

http://www.alsurinforma.com/2009/12/07/hay-empresarios-que-alaban-el-sistema-que-les-cerro-las-fabricas/

07/12/2009 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , , | Deja un comentario

Argentina – Discurso económico


Por Alfredo Zaiat

En estos años de bienvenida tensión con el establishment, expresión de una renovada vitalidad de la sociedad, se ha perfeccionado un recurso dialéctico para abordar cuestiones económicas que alimenta la confusión general. Es un fenómeno muy peculiar, que ha sido naturalizado por gran parte de los analistas consolidando un sentido común que adormece a ciertos sectores de la población. Se trata de depositar en el otro la responsabilidad primaria de un acontecimiento de la economía. El caso más paradigmático se refiere al alza de los precios. La mayoría de los empresarios con presencia en los medios manifiesta preocupación por la evolución de la inflación. Presentan argumentos con rostros adustos acerca del inquietante sendero que estiman tendrán los precios. Pero en esas explicaciones no surgen quiénes son los que definen los aumentos. La población con ingresos fijos no es la encargada de aplicar los ajustes en los valores de bienes y servicios; más bien los padece. La persistente tarea de remarcación la realizan los mismos que expresan intranquilidad por la inflación, quienes a la vez agudizan las expectativas negativas pronosticando porcentajes crecientes de dos dígitos. Para cualquiera que pueda liberarse del discurso económico dominante, esa máscara del ocultamiento se desintegra cuando se precisa el lugar que ocupa cada uno de los agentes económicos en el circuito productivo.

Las empresas, más aún las que ejercen posición dominante en mercados sensibles, son las principales responsables del alza de precios; no son víctimas de la inflación como se lamentan sus principales ejecutivos en cuanto micrófono o púlpito se encuentre a su alcance. La evolución de los precios es el caso más grosero de ese discurso económico que subvierte el sentido, aunque se reitera en otras cuestiones. Por ejemplo, los subsidios son dañinos para el supuesto equilibrio de la economía cuando benefician a la mayoría de la población, no así cuando se aplican a inversiones de las grandes empresas; el poner fin al negocio especulativo de las AFJP fue “una confiscación”, cuando el grosero 30 por ciento del aporte previsional de los trabajadores que se destinaba a comisiones de esas Administraciones era “el buen funcionamiento del mercado libre”; los millonarios paquetes de rescate a bancos son para salvar el sistema global, mientras fondos girados a los sectores populares se los descalifica como “clientelismo”; la pobreza es un “escándalo”, pero los grupos de mayor capacidad contributiva se resisten a pagar impuestos; Eduardo “quien puso dólares recibirá dólares” Duhalde es presentado como el padre del proceso de crecimiento sostenido, cuando fue el responsable de la más brutal transferencia de ingresos desde los sectores populares hacia grupos concentrados (megadevaluación y pesificación asimétrica). La sucesión de tergiversaciones sobre la sustancia de procesos económicos resulta abrumadora frente a una sociedad indefensa ante ese poder arrollador. En esa instancia, los economistas de la city aparecen en el mundo mediático como instrumentos funcionales al poder para convalidar ese desorden conceptual.

El humor viene a colaborar en la comprensión de ese comportamiento del poder económico. Con ironía, el humorista gráfico español, conocido como El Roto, en una ilustración le hizo decir a un banquero: “La operación ha sido un éxito: hemos conseguido que parezca crisis lo que fue un saqueo”.

Esa mención fue reproducida en un esclarecedor ensayo de Emmánuel Lizcano, “La economía como ideología”, publicado en Revista de Ciencias Sociales, segunda época, de la Universidad Nacional de Quilmes. En ese documento se explica que “la apropiación del diagnóstico y de la gestión de ‘la crisis’ por los expertos en economía, lejos de mantenerse dentro de los estrictos márgenes de su especialidad, se orientan principalmente a modelar sensibilidades y emociones de cara a promover la aceptación general de un modelo de dominación que quienes detentan el poder perciben en peligro”. Para agregar que “los discursos pretendidamente económicos sobre ‘la crisis’ funcionarían así como discursos estrictamente ideológicos orientados a legitimar las actuales formas de poder”. El investigador español, profesor de Sociología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, menciona que la reciente crisis que afectó a la mayoría no ha provocado reacciones populares que hayan necesitado ser sofocadas por la fuerza. Más bien, se han visto reconvertidas en resignación ante la fatalidad y, en no pocas ocasiones, en renovadas adhesiones al sistema. Esto significa que el interés del poder económico en la defensa de sus privilegios es instalado como uno de beneficio general con aceptación mayoritaria. Los antecedentes locales más cercanos de ese comportamiento se encuentran en el conflicto con la trama multinacional sojera por las retenciones, en la disputa con el Grupo Clarín y en la tensión con el Grupo Techint por la nacionalización de sus compañías en Venezuela, que en este último caso ha derivado en una campaña para disminuir el vínculo comercial con ese país pese a que es extraordinariamente beneficioso para decenas de pymes argentinas. En esa instancia es donde la retórica económica pasa a ocupar un papel político central, puesto que mediante ella los intereses del poder económico pueden transformarse en ideas rectoras de la sociedad.

Lizcano avanza en el análisis del discurso económico explicando que se ha construido sobre metáforas que naturalizan y personifican a la economía y a los agentes e instituciones económicos. “Nada más lógico, por tanto, que cualquier alteración de los mismos se narre en términos de catástrofes de la naturaleza y enfermedades propias de las personas humanas”, señala. Menciona entonces cómo se refieren los economistas a situaciones de crisis, afirmando que una “tormenta” sacude al mundo, o que los mercados se “agitan”, o las Bolsas “sufren” brutales “sacudidas”, o existe una “sequía” crediticia, o el “tsunami” financiero provoca el desplome de los precios. El experto español destaca que poco importa que las metáforas sean incongruentes entre sí: por ejemplo “tormentas” y “sequías”. Lo significativo es que “la crisis es una catástrofe natural que, por tanto, se desencadena por sí misma y a todos nos pone en peligro. No hay, pues, responsables, sólo damnificados”. Instituciones económicas que fueron dotadas de vida natural y, por lo tanto, se humanizan, generan lamentos en gran parte de la población cuando, en realidad, las padecen por sus acciones.

De esa forma, los causantes de daños económicos, por ejemplo banqueros durante una crisis financiera o grandes empresas en períodos de suba de precios, quedan ocultos en su responsabilidad detrás de metáforas médicas o meteorológicas. En ese sentido, Lizcano afirma que esas metáforas inducen a una mezcla de miedo y compasión, de anonadamiento ante el desastre provocado por las fuerzas de una naturaleza desatada y de solidaridad ante sus víctimas. En referencia a la actual crisis financiera global, destaca que ese proceso de engaño colectivo “no puede dejar de haber contribuido a la sorprendente resignación con que la población del planeta ha asumido sin rechistar, salvo excepciones, que su dinero se desviara gratuitamente hacia bancos que después se negarían a devolvérselo, siquiera en forma de onerosos créditos”.

Esos discursos económicos van moldeando la sociedad bajo el criterio de las emociones y las creencias, ocultando la tensión de los intereses de los grupos sociales en el espacio económico. Es decir, transforman unos hechos económicos que serían muy fáciles de comprender, como quiénes son los responsables del alza de precios, en acontecimientos que adquieren autonomía de sus principales protagonistas. Con su palabra dominante articulada en un discurso económico que se amplifica en el espacio público obtienen legitimidad social, logrando que sus propios intereses, que son de una minoría privilegiada, terminen asociados al bienestar general.

azaiat@pagina12.com.ar

05/12/2009 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Argentina – Conflicto de hoy, perfume de ayer


Terrabusi

Por Mario Wainfeld

No es sorpresa en la Argentina que un conflicto de empresa puntee en la agenda pública y en la tapa de los medios. Tampoco que la acción gremial, patronal u obrera, se despliegue cortando calles y rutas. Se han conocido antecedentes de comisiones internas comandadas por delegados de izquierda mucho más combativas que (y enfrentadas a) la conducción del sindicato, encuadrada en la CGT. En todos esos puntos el caso Kraft Foods conjuga con hechos arquetípicos de los gobiernos kirchneristas. Pero hay otros ingredientes que, simplificando para empezar a conversar, tienen reminiscencias noventistas. El salvajismo de la empresa desacatando leyes y directivas del Gobierno, la solidaridad de las corporaciones patronales, la irrupción de “la Embajada” abogando por la indefendible praxis de la multi que porta su bandera.

– – –

El subsuelo kirchnerista: En lo que va del siglo, la acción directa ha sido, en promedio, un recurso eficaz para interpelar al Gobierno, llamar la atención de los medios y ganar lugar en el ágora. El kirchnerismo hizo un culto de no reprimirla, escaldado por la barbarie de gobiernos que lo precedieron. Esa autolimitación fue percibida y aprovechada por surtidos actores sociales, cuya composición varió significativamente. La clase media urbana tuvo su cuarto de hora en 2001, caceroleando y asambleando de lo lindo. Los movimientos de desocupados que habían innovado con el método en aras de vencer su invisibilidad, primaban en 2001, fueron menguando con la reactivación y la merma de la desocupación, entre otras variables.

Desde 2004 en adelante, la metodología fue adoptada por referentes o colectivos de sectores medios o altos: Juan Carlos Blumberg, los asambleístas de Gualeguaychú, las corporaciones agropecuarias, sin agotar la variopinta nómina digna del Guinness que ayer sumó a los dueños de boliches nocturnos bonaerenses. Por razones evidentes (peso público, empatía con el target de los medios, enfrentamiento total o parcial con el Gobierno) estos grupos consiguieron avances muy resonantes. El Gobierno les prodigó transigencia, que fue funcional a la paz social, en sentido amplio pero al unísono, fue un incentivo para las “minorías intensas”. Dieron con una herramienta eficaz y contaron con la tranquilidad de que no serían sancionados.

Recientemente, en términos redondos desde las elecciones, la calle es retomada por emergentes de la clase trabajadora: movimientos sociales, sindicatos o activistas gremiales. En las últimas semanas, esa praxis recrudeció y, con ella, los alegatos a favor del derecho de circular de otros ciudadanos, que habían quedado cajoneados cuando los manifestantes eran “gente” más afín a la estética o, aún, a la ideología de las clases medias y altas.

– – –

El perfume noventista: El conflicto en Kraft llega en un trance de leve incremento del desempleo pero no es un típico caso de cierre de fuentes de trabajo. De cualquier modo, en una etapa difícil, los despidos masivos sin indemnización constituyen una provocación. Y las cesantías de los delegados, sin el trámite judicial que exige la ley 23.551, una burda violación de la legalidad. La estabilidad del representante gremial sólo cesa mediando sentencia judicial o medida cautelar aceptada. Kraft está impidiendo entrar al establecimiento a delegados no desaforados por la Justicia en forma definitiva o transitoria. Uno sólo está incurso en esa situación, que habilita su exclusión provisoria.

La patronal abusa de su poder, tratando de llevar la cuestión a los estrados judiciales, donde el tiempo conspira contra los intereses de los trabajadores. La “banca” tiene más resto, como en el casino.

Las relaciones laborales siempre suponen un sustrato de fuerza, donde prima el poder del capitalista. De ahí la necesidad de leyes protectoras y de la intervención del Estado. El Ministerio de Trabajo ha tenido, en líneas gruesas, desempeños encomiables (muy superiores a los de otros gobiernos de los últimos 25 años) para encauzar y laudar conflictos. En esta ocasión, el andamiaje no funcionó, en parte por errores de implementación pero sustancialmente por la desmesura empresaria, avalada por la Unión Industrial Argentina (UIA).

– – –

¡UIA!: Las eventuales indemnizaciones a los despedidos serían un vuelto para Kraft Foods y su postura con los delegados los lleva a una derrota segura en Tribunales. La lógica económica nada tiene que ver con el obrar de la empresa, lo suyo es el disciplinamiento. He ahí el perfume noventista aludido al principio de esta columna. También emanan ese aroma las imprecaciones de la UIA contra los cortes y la inseguridad jurídica. La UIA tiene escasas credenciales para hablar en serio sobre esos tópicos. Viene negándose a consensuar una ley que tome razón de las inconstitucionalidades decretadas por la Corte Suprema respecto del sistema de las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo. Insiste en que el nuevo texto reincida en criterios que los Supremos descalificaron. La seguridad jurídica y el apego a la ley se esfuman cuando de proteger el lucro se trata, así sea en desmedro de la salud y la integridad física de los laburantes.

La cúpula de la UIA atisba un cambio de escenario, reniega de los avances laborales en la etapa, busca revancha frente a un gobierno que les facilitó prosperidad en muchos casos pero, que a su ver, usualmente inclinó la balanza a favor del movimiento obrero.

Para redondear el revival noventista, el gobierno norteamericano defiende a capa y espada, a la luz pública, a un jugador poderoso que hace caso omiso de la ley doméstica.

– – –

Embajada hay una sola: Muchas embajadas, varias hermosas y señoriales, hay en Buenos Aires, pero cuando se habla de “la Embajada” se alude a una sola. Es la de Estados Unidos, cuya principal moradora, Vilma Socorro Martínez, acaba de recalar en el país.

El activismo de cualquier gobierno extranjero en defensa de sus empresas connacionales es proverbial. Lo disonante, en este caso, es la extroversión de “la Embajada” en su cruzada por Kraft Foods. Muchas exigencias a cielo abierto…

Ayer se sumó el subsecretario de Comercio norteamericano Walter Bastian quien pidió “reglas justas, claras y transparentes” para los capitales de su país. Un planteo sensato, en abstracto. En concreto, con el comportamiento de Kraft Foods de por medio, se asemejó demasiado a los reclamos de impunidad para los inversores, usuales en tiempos idos.

La embajadora se presentó ayer en sociedad, en el ágape de rigor. Quedaron atrás las celebraciones en que la Embajada propinaba hamburguesas y hot dogs a sus invitados, la corrección política llegó al catering, de primer nivel internacional. Un joven pianista barbado alternaba tangos con temas de Bill Evans, compitiendo en desventaja con la masticación y los corrillos. La asistencia combinaba pocos funcionarios oficiales (Daniel Scioli y Sergio Massa los más conspicuos) con dirigentes opositores como Francisco de Narváez. El Colorado charló un ratito con Fernando de la Rúa, quien fuera en vida frustrado y frustrante presidente de la Nación. Daniel Haddad y Jorge Brito se paseaban en nombre de la burguesía nacional todoterreno. María Kodama departía con José Octavio Bordón y el joven gobernador Juan Manuel Urtubey dejaba ver su sonrisa. El ex canciller Adalberto Rodríguez Giavarini evocaba acaso sus buenos tiempos de lamebotas. Ante un auditorio dominantemente de derecha fáctica y política, Vilma Martínez halagó al país anfitrión. Se preció de ser la primera mujer embajadora de su patria en Argentina e innovadora de género en muchos tramos de su vida. Rememoró que siendo una abogada recién egresada varias grandes empresas rehusaron darle trabajo. Mujer, mexicana de origen, era too much. Luego describió su vida, en clave de sueño americano: tuvo empeño, llegó a trabajar en esas empresas. Se pintó como consecuencia y gestora del ascenso social en una sociedad igualitaria con valores claros. Ese imaginario noble poco tiene que ver con el arrasamiento de derechos laborales y con la prepotencia patronal que la Embajada patrocina. Pocos de los circunstantes estarían dispuestos a señalarle ese detalle, pero el Gobierno debería encontrar el modo, no huraño, de hacérselo comprender.

– – –

Perseverar o cambiar: Conscientes de que el oficialismo atraviesa un reflujo económico y político, las corporaciones empresarias buscan recuperar terreno perdido en el sexenio reciente, para prorratear a su paladar los costos de la crisis económica. Son la vanguardia real de la oposición de centroderecha, cuya dirigencia política, hasta ahora, no tiene tanta capacidad de hacer agenda ni de pegar donde duela.

En el Gobierno rezongan, se ven tupacamarizados por gremialistas de izquierda radicalizada de un lado y por empresarios insaciables de otro. Y sobreexigidos por “la gente”. “Nos piden que reprimamos y si lo hacemos nos lapidan”, diagnostican con razón. Esa encerrona existe, el kirchnerismo siempre la afrontó. Pagó los costos y percibió los beneficios de no reprimir los reclamos sociales tanto como los de tener orientación pro operaria en sus acciones. Cambiar esos caballos en medio del río le es, en los hechos, casi imposible. Aun cuando exista la voluntad de cuestionar la protesta callejera, que ayer expresó la Presidenta.

A los ojos del cronista, sería (además) un retroceso en dos de sus mejores ejes de gobierno. Acciones políticas adecuadas, no perfectas ni siempre abordadas a fondo, cuyas alternativas son cantos de sirena, pletóricas de acechanzas, escritas por libretistas ajenos.

mwainfeld@pagina12.com.ar

01/10/2009 Posted by | General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , | Deja un comentario