America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

ARGENTINA HACIA LA “URIBIZACIÓN” – FERNANDO ARELLANO ORTIZ


ARGENTINA HACIA LA “URIBIZACIÓN”

Nota2

POR FERNANDO ARELLANO ORTIZ

El triunfo electoral del ultraconservador y menos que mediocre jefe de gobierno de Buenos Aires, Mauricio Macri, constituye la victoria política-económica de las corporaciones, del capitalismo especulativo internacional (léase fondos buitre, Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial), de las mafias mediáticas que lideran el Grupo Clarín y La Nación; y por supuesto, de Washington que ve una magnífica oportunidad para dinamitar el proceso integracionista en Suramérica, extendiendo su criminal política de “libre comercio”.

Igualmente es un respiro y un aliciente para la ultraderecha latinoamericana que ahora se ve envalentonada con un alfil suyo que retornará a la Argentina a la trágica década de los 90 a través de políticas de ajuste, devaluación, libre comercio, flexibilización laboral, privatizaciones, favorecimientos tributarios a las transnacionales, profundización del extractivismo, entendimiento con los criminales fondos buitre y la banca multilateral, retroceso en los logros en materia de derechos humanos y alianza política con los gobiernos que en la región siguen al pie de la letra el recetario neoliberal.

Macri, como aplicado alumno del cuestionado expresidente colombiano Álvaro Uribe Vélez, a quien en diciembre de 2010 declaró “huésped de honor de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, replicará sus malhadadas fórmulas de “seguridad democrática” y “confianza inversionista”, artilugios y eufemismos para someter a un país al control, represión y violación de los derechos humanos, y simultáneamente, al favorecimiento del capital transnacional.

Así como el hoy senador Uribe Vélez ha logrado expandir sus tentáculos mediante sus políticas de represión y entrega de soberanía a países como México, Paraguay, Honduras y el Chile de Sebastián Piñera, muy seguramente lo veremos asesorando al gobierno de Macri en materia de seguridad para supuestamente enfrentar el narcotráfico y privilegiar la “confianza inversionista”.

Conociendo la cercanía de estos gánster de la ultraderecha latinoamericana no será raro ver en un futuro muy próximo la presencia de bandas paramilitares en suelo argentino, pues Macri alabó el “modelo de seguridad” de Uribe en Colombia y le ha pedido asesoría en esta materia.

La “uribización” de la Argentina que comienza a partir de este mes de diciembre cuando Macri y todo su combo integrado por los mismos nefastos personajes que hundieron a este país en la desolación y la desesperanza al iniciar este siglo, se instalen en la Casa Rosada, tendrá como fundamento la promoción de la “seguridad democrática” que no es más que una bien diseñada estrategia de represión y persecución a líderes y movimientos sociales progresistas, bajo el pretexto del ataque a fenómenos como el terrorismo y el narcotráfico, así como la puesta en marcha de lo que eufemísticamente se conoció durante la tiranía de Uribe Vélez en Colombia como “confianza inversionista” consistente en privilegiar los intereses de las corporaciones transnacionales y el capital especulativo sobre los de la nación, a través de privatizaciones, exenciones y beneficios tributarios.

Se trata en síntesis de materializar lo que se denomina “triángulo de la confianza” que mediante políticas de seguridad represora, privilegios al capital especulativo transnacional busca lo que Uribe Vélez en forma demagógica denominó la “cohesión social” que se materializa en una sociedad estructurada sobre un poder autoritario, violador de derechos humanos, que para Macri son un “curro” (una estafa en argot argentino), y al mismo tiempo, generar el ambiente propicio para los negocios de las compañías multinacionales, aumentando los índices de concentración de riqueza y los niveles de inequidad social.

En el plano internacional, el cuestionado senador Uribe Vélez se frota las manos por cuanto ahora la derecha latinoamericana tiene un mandatario que se irá con toda las baterías contra lo que el siniestro exmandatario colombiano ha acuñado con el término de “castro-chavismo”. En efecto, Macri ha anunciado que tan pronto tome posesión este 10 de diciembre romperá relaciones diplomáticas con Venezuela y presionará a Mercosur para que este país sea expulsado de su seno, pretextando que el gobierno de Nicolás Maduro viola los derechos humanos y la Carta Democrática de la OEA.

Argentina con Macri retorna al neoliberalismo y a las “relaciones carnales” con los Estados Unidos como bien lo enunció el canciller Guido di Tella, de la época del gobierno de Carlos Menem, para significar su política de abyección frente a la Casa Blanca.

En Colombia, otro que celebra el triunfo de Macri, es el neoliberal presidente Juan Manuel Santos, quien ahora cuenta con un nuevo socio para ampliar la Alianza del Pacífico, un instrumento maquinado por el Departamento de Estado para torpedear la integración latinoamericana y dinamitar procesos como Mercosur y Unasur.

Con un nuevo lenguaje, frases vacías y hablando de “cambio”, la derecha latinoamericana, en este caso argentina, vuelve por sus fueros, retornando al pasado con la aplicación de sus criminales políticas en contra de la soberanía y los grandes intereses nacionales, cubriéndolas con un manto de legitimidad aparente.

Se acaba en Argentina un ciclo progresista de doce años liderado por Néstor y Cristina Kirchner, que le devolvieron a la nación gaucha su dignidad, su autoestima, volviéndola a poner en el sitial geopolítico en el continente. Pero además con sus políticas sociales y económicas posibilitaron elevar el nivel de vida de millares de sus habitantes, no obstante las múltiples tareas pendientes y los errores cometidos.

La democracia representativa tiene sus reglas y hay que respetarlas. Las mayorías en Argentina decidieron volver al pasado, dándoles una nueva oportunidad a los mismos que llevaron al país a la “negra y triste noche neoliberal”. Pareciera que los pueblos no tienen memoria y gracias a la manipulación mediática viven adormecidos y alienados por sus dominadores. Pero al mismo tiempo habría que señalar parafraseando al gran Arturo Jauretche que “la clase media cuando está mal vota bien y cuando está bien vota mal”.

Noviembre de 2015.
http://www.cronicon.net/paginas/edicanter/ediciones111/nota02.htm

12/12/2015 Posted by | General, Política Argentina, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , | Deja un comentario

Paraguay: Sexo, religión y política


mata_hari

A esta altura de los escándalos, protagonizados por un exObispo con irrefrenable actividad sexual reproductiva, aunque poco productivo en su papel de Jefe de Estado, distintas fuentes coinciden en presumir que este culebrón comenzó hace meses, con la llegada al país de la Embajadora de Estados Unidos Liliana Ayalde, una especie de nueva Mata Hari o Dan Mitrione, profesionales en la infiltración.

José Antonio Vera

desde Asunción

Margarettha Gertuida Zelle, llamada H21 en los servicios secretos que se movieron en la primera guerra mundial, obedientes a quien pagara más, ha quedado en la historia como Mata Hari, un personaje seductor, bella bailarina adorada por hombres y mujeres, mayoría ignorando su verdadero papel de inescrupulosa espía.

Dan Mitrione, fue director en Uruguay, en la década del 60, de la agencia de Estados Unidos para la ayuda al desarrollo AID, escudo insospechado que cubría su real actividad de agente de la CIA en la lucha contrarrevolucionaria.

Fue el creador de los escuadrones de la muerte en Brasil y en Uruguay, donde fue capturado por el Movimiento Tupamaro y semanas después ejecutado, cuando sus patrones de los servicios secretos norteamericanos hicieron saber, a quienes negociaban su liberación, que ya era un “hombre muerto”, pues no podían confiar más en él. Abandonado como limón exprimido.

Ayalde llegó a Paraguay alrededor de la asunción de Fernando Lugo, el 15 de agosto pasado, tras el triunfo electoral de la Alianza Patriótica para el Cambio, una coalición heterogénea de partidos y movimientos sociales, que coincidieron en designar al obispo renunciante como su candidato.

En ese momento, poca atención se prestó al cambio de la cabeza de la Embajada de Estados Unidos, que estaba a cargo de James Cason, poco tiempo antes traído de Cuba, donde había convertido su despacho en una oficina de la contrarrevolución.

Cason, hábil demagogo, se hizo popular animando tertulias folklóricas en las que le rendían hasta su alma muchos paraguayos de la farándula, llegó a Asunción en medio de la esquizofrenia del equipo criminal de Bush que inventaba terroristas por todos lados y sostenían que había células en la triple frontera que forman Paraguay, Brasil y Argentina. El globo se desinfló y hubo que cambiar libreto.

Desde marzo de 2006, Lugo comenzó a perfilarse como la única persona capaz de terminar con seis décadas de infamias del Partido Colorado y los servicios de inteligencia de varios países comprendieron que debían prestarle atención. Lo estudiaron y es de presumir que descubrieron que la mujer le provoca una irrefrenable atracción. Había que actuar pues, buscando explotar ese flanco débil.

En ese esquema es que aparece Liliana Ayalde, con algunos años en las selvas colombianas, al frente de la agencia norteamericana de ayuda al desarrollo USAID, donde se ejercitó en la búsqueda de terroristas, en complicidad con el Presidente Uribe Vélez, muy vinculado por parentesco y amistad con las familias de narcotraficantes y paramilitares que apoya la CIA.

El trampolín de la batalla contra Lugo es una ofensiva mediática tremenda, cuya agresividad, sin embargo, podría estar dando señales de efectos de boomerang a su favor, resultado del hartazgo de parte de la población por la exageración periodística en tratar el tema sexual como si fuera el que más interesa al pueblo.

Entre los seis millones de paraguayos, el 60 por ciento está sumido en la pobreza y cuatro de cada diez, en la miseria crónica. El desempleo afecta cerca del 70 por ciento de la población en edad laboral, la seguridad social alcanza sólo una décima, la corrupción es inmensa, la inseguridad pública crece, y el déficit en educación y salud aumenta, alejándose cada día más de las ofertas electorales de Lugo.

El paraguayo, acostumbrado a protegerse de los regímenes autoritarios, aprendió a hablar poco pero a mirar todo, y recién habla cuando ve amenazada su patria, lo cual se constata estos días, en comentarios en salas de redacción y entre corrillos de funcionarios estatales, como asimismo en el medio de diplomáticos extranjeros.

El plan desestabilizador en marcha contempla un juicio político al mandatario que, aunque improbable, incluye su desplazamiento a favor del Vice Federico Franco, ambicioso político liberal que se presta gustoso a la conspiración, a tal punto que confiesa que “el entorno de Lugo me empuja a ser opositor”.

En medio de ello, van surgiendo indicios de que la Embajadora de Estados Unidos, jugando a varias bandas, estaría desempeñando un papel decisivo en todo este aquelarre que mezcla al macho cabrío y sus amantes con la política de estado.

¿Objetivo? Paralizar la acción de la mayor parte del gobierno, y evitar que el país se consolide como un miembro más del “eje del mal”, junto con Cuba, Venezuela, Bolivia y Ecuador. Argentina, Brasil, Uruguay, Chile, Honduras y El Salvador, son también ovejas descarriadas, a las cuales Estados Unidos confía recuperar.

En la agenda de Lugo estaba fijado un viaje a Estados Unidos este viernes 24, inesperadamente suspendido, sin ninguna explicación por parte de la Secretaría de Información.

Ayalde ha sido fotografiada junto con el Jefe de Estado paraguayo pescando en las aguas del Río Paraná, pero circulan versiones de que esa relación alcanzaría su mayor intensidad pasional en el aire, en pleno vuelo.

El mandatario se desplaza a menudo a diferentes regiones del país y, según diferentes fuentes, es frecuente que lo acompañe la embajadora, en silencioso juramento. Faltaría saber si los reúne algún túnel, que no es de excluir exista entre el bunker de la sede diplomática y la residencia presidencial, separadas por una simple avenida.

En el currículo de la diplomática sobresale su experiencia en tareas de infiltración de gobiernos, consagrándose hace unos 15 años en Bangladesh, al servicio de la USAID, esa agencia de Estados Unidos de ayuda al desarrollo, pero que tiene fama de boicotear todo proyecto de los países del tercer mundo que busquen independizarse de la tutela del Pentágono y la Casa Blanca.

Desde hace unos diez años, por su posición geográfica, encima del Acuífero Guaraní y en la Triple Frontera, Paraguay ocupa un sitio de especial atención por el Pentágono, según la profesora Ana Esther Ceceña, Coordinadora del Observatorio Latino Americano de Geoestrategia, formada en la Universidad de la Sorbona, Francia.

En el Plan Colombia, de militarización del continente, elaborado por Estados Unidos, Paraguay sería epicentro del “derrame hacia el sur” que, desde Ayacucho, Perú, intentaría cubrir todo Bolivia y, a la vez, conseguir un corredor central hacia Venezuela, atravesando la Amazonía, sostiene Ceceña.

Evo Morales, quien meses atrás expulsó de Bolivia a la DEA y a la USAID, acaba de ordenar el cierre de las fronteras con Paraguay y Brasil porque estarían ingresando muchos mercenarios para desestabilizar su gobierno, fingiendo ser traficantes de drogas y de armas, en connivencia con industriales y latifundistas de la media luna, donde se concentra la mayor fuerza opositora.

En ese contexto vecinal, en una región de particular interés para los planteos geoestratégicos, es que salta y se desarrolla la seguidilla de escándalos que tienen al Presidente de Paraguay como centro, en lo que muy bien puede ser el primer nivel de un plan de sometimiento, que podría proyectarse con acusaciones de complicidad con secuestradores y enriquecimiento ilícito de colaboradores.

En plena campaña electoral, a principios del año pasado, la derecha llenó el país con afiches de Lugo, al que montaron como guerrillero de las FARC y buena parte de la prensa lo acusaba de vínculos con secuestradores, en particular en el caso de Cecilia Cubas, hija de un exPresidente, quien fue asesinada en forma crapulosa.

Entre los detenidos por ese plagio, aparecieron algunos discípulos del entonces Obispo del conflictivo Departamento de San Pedro, lo cual fue utilizado por sus opositores en la campaña electoral, con la intención de denigrarlo.

Ese supuesto vínculo con los secuestradores, podría ser utilizado de nuevo, una vez que pierda efecto el capítulo de su paternidad no asumida en la mayoría de los casos denunciados, que hasta ahora son tres, aunque los dos últimos generan dudas, otro pecado para el Vaticano que sólo acepta la certeza.

La primera mujer, Viviana Carrillo, con un hijo de casi dos años, consiguió que Lugo reconociera al niño y estaría residiendo en una casa del exObispo, la segunda es Benigna Leguizamón, con un pequeño de seis años, quien presentó denuncia ante la fiscalía, con agresividad e insultos al presunto padre.

El tercer caso es diferente. Damiana Hortensia Durán es una mujer instruida, que desertó del Movimiento Tekojoja, principal fuerza de apoyo a Lugo en la campaña electoral, durante la cual engendró un hijo con el candidato a Presidente, cuando ya había abandonado la sotana, “en un acto por amor, plenamente conciente”.

En rueda de prensa, convocada por ella, para informar que tiene un bebé de 16 meses. Dijo que nada reclama para si, pero afirmó que hay tres hijos más sin ser reconocidos y que está dispuesta a ayudar a esas madres para que los niños lleven el apellido de su padre y que éste se haga cargo de ellos.

Hasta ahí todo muy bien, pero llama mucho la atención el desplazamiento meticuloso que realiza esa tercera madre, observando un orden que da la sensación de ser producto de una planificación fríamente elaborada. No trasunta emoción en su relato. ¿Será que la ligereza del ser no conoce límites?.

Lugo se ha metido en un berenjenal, del que ya no podrá salir con la ropa limpia y, por encima de su actividad privada e íntima, el problema es político, dado que en forma casi estúpida, todos los días permite que la oposición, desgarrada e incapaz hasta ahora, esté recuperando fuerzas.

El descrédito en la confianza popular que el ex Obispo supo cultivar en un corto lapso, se alimenta mucho más de la inoperancia gubernamental que con las reiteradas apariciones públicas de mujeres que se presentan ante fiscales y periodistas para reclamarle reconocimiento de paternidad.

El tema más grave para el país es que el resultado de la acción del gobierno que asumió hace ocho meses, está muy por debajo de las promesas electorales, de la inmensa expectativa que despertó y de la atención que le corresponde dar a las áreas sociales y económicas que requieren urgente tratamiento.

23 de abril de 2009

José Antonio Vera
Periodista uruguayo radicado en Paraguay
jvsolmar@yahoo.es

Rodelu

20/06/2009 Posted by | Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Colombia: Solidaridad


lunes 9 de marzo de 2009


alvarito_xinhua_zhangchuanqi1

Juan Diego García (especial para ARGENPRESS.info)

El pasado viernes 6 de marzo marcharon en Colombia los familiares de los civiles inocentes asesinados por los militares y presentados como guerrilleros “dados de baja” para cobrar jugosas bonificaciones, en parte financiadas con fondos de la ayuda europea. Son los conocidos como “falsos positivos” que ascienden según las mismas autoridades a 1.200 pero cuyo número puede ser bastante superior.

Al mismo tiempo, en diversos lugares del mundo grupos de ciudadanos manifestaron su solidaridad con la lucha del pueblo colombiano, condenaron la estrategia militarista de Uribe Vélez y exigieron de sus gobernantes el fin de toda colaboración con el belicoso autócrata andino. A pesar de las inclemencias de un invierno tenaz que desalentaría al más valiente, numerosos activistas se han dado cita en calles y plazas como muestra de solidaridad.

Para denunciar hay motivos de sobra, y a pesar de la hipocresía de los gobiernos que alegan estar apoyando una democracia ejemplar en lucha contra el terrorismo, la campaña cómplice de mentiras y ocultamientos de los grandes medios de comunicación y la actividad de las transnacionales que justifican el saqueo como una “ayuda al desarrollo”, la verdad sobre realidad colombiana se abre paso.

Actos como estos contribuyen notoriamente al esclarecimiento de la verdad y llegan como voz de aliento a una población sometida a una violencia oficial y paramilitar que tan solo en la última década y según cifras conservadoras ha producido al menos 30.000 desaparecidos, más de 1.000 “falsos positivos” y alrededor de 4,2 millones de desplazados (el diez por ciento de la población del país).Ya no es posible entonces ocultar este dramático balance agudizado de manera notoria durante la administración de Uribe Vélez, como tampoco se pueden ignorar las más de 3.000 fosas comunes, el asesinato sistemático de sindicalistas, los miles de exilados políticos, las minorías nacionales amenazadas, la persecución a los activistas de derechos humanos, periodistas, maestros, profesores universitarios, intelectuales, indígenas y otros colectivos, estigmatizados siempre como “auxiliadores de la guerrilla”, una acusación que en Colombia constituye un señalamiento directo, una incitación al asesinato a manos del gatillo fácil de los paramilitares o de las mismas “fuerzas del orden”. El propio presidente Uribe señala así a los opositores más molestos y como él actúan sus ministros, asesores y medios de comunicación afines, alimentado una atmósfera de miedo, intimidación y autoritarismo.

A estas alturas resulta inútil la estrategia gubernamental que intenta evadir toda responsabilidad presentando la violencia como el ejercicio de grupos al margen de la ley y al Estado como un garante de los derechos de la ciudadanía amenazada. En realidad, el primero que se coloca al margen de la propia legalidad y combina “todos las formas de lucha” (legales e ilegales) es el propio Estado colombiano.

Esta es la forma más dura y sangrante de la realidad colombiana, junto con la pobreza generalizada, la miseria que aumenta día a día, la emigración obligada de casi 4 millones de personas, la descomposición moral, la inexistencia de futuro para las mayorías, la corrupción, el nepotismo, la politiquería y demás vicios de esta “democracia ejemplar”. Por todo esto el viernes 6 de marzo alzaron su voz los propios afectados en Colombia y se dieron manifestaciones de solidaridad en muchos países.

La denuncia del compromiso de los gobiernos y las transnacionales de Europa y los Estados Unidos en Colombia es una forma muy eficaz de solidaridad. Los gobernantes que apoyan política y económicamente al gobierno colombiano lo hacen con los impuestos de la ciudadanía, ajena por completo a los crímenes que se cometen en su nombre. Los empresarios que invierten sus capitales aprovechándose de una legislación laboral injusta y retrógrada que ninguna persona del primer Mundo aceptaría para si, son los mismos que ven con buenos ojos cuando no fomentan directamente la eliminación sistemática de líderes sociales y sindicales. Más grave aún cuando estos intereses particulares, defendidos de manera criminal se convierten en boca de las autoridades en los “intereses nacionales” a defender. Unos y otros son cómplices necesarios del dolor y la muerte que enluta a la población pobre de Colombia. Ya no es posible alegar ignorancia; ya no es posible ocultar que en buena medida los enormes beneficios de las empresas trasnacionales gringas y europeas obtenidos en tales condiciones están teñidos de sangre inocente.

La denuncia, por pequeña que sea, sirve. No es casual que el gobierno colombiano tema tanto estas demostraciones de solidaridad. Su personal diplomático tiene órdenes precisas de contrarrestarlas mediante la mentira y la intimidación. Las mismas prácticas que se realizan en Colombia, trasladadas al extranjero. Ya no es raro ver a la cancillería de Uribe criminalizando a extranjeros solidarios como supuestos “enlaces guerrilleros” y por ende “terroristas”, para lo cual Bogotá cuenta con la ayuda o al menos la tolerancia calculada de las autoridades locales. Y como complemento actúan con diligencia los llamados “cien mil amigos de Uribe”, una red internacional de delatores a sueldo, chivatos y provocadores organizados para este propósito. Todo el que en el extranjero denuncie violaciones a los derechos humanos, todo el que se oponga a Uribe y su estrategia de “seguridad democrática” será tildado de “auxiliar de la guerrilla”. Ya hay antecedentes en España, Italia, Dinamarca, Suecia y Suiza, y el propio Uribe Vélez anuncia que vendrán más.

La Red Europea de Hermandad y Solidaridad con Colombia y las múltiples iniciativas que se desarrollan en todo el mundo apenas aparecerán en los medios de comunicación pero no por eso carecen de trascendencia. La persistencia en el empeño permite ganar espacios de opinión cada día mayores; de hecho, el llamado a solidarizarse con las víctimas del paramilitarismo y los crímenes de Estado en Colombia va ganando en profundidad y fortaleza.

Este viernes 6 de marzo en muchas plazas se ha demandado el fin de las ejecuciones extrajudiciales y los “falsos positivos” por parte de las fuerzas armadas; se ha condenado el genocidio de indígenas y comunidades negras así como el desplazamiento forzado de comunidades campesinas, los juicios amañados que tienen las cárceles repletas de opositores (más de siete mil, según cifras recientes), las masacres y la tolerancia oficial del nuevo y el viejo paramilitarismo. Cada vez son más los que claman por el intercambio humanitario mientras crece con gran entusiasmo la exigencia de una salida negociada del conflicto bélico.

Foto: Colombia – Alvaro Uribe Vélez presidente de Colombia. / Autor: Zhang Chuanqi – XINHUA

ARGENPRESS

09/03/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , | Deja un comentario