America Latina Unida

Mi selecciòn de temas vinculados a Argentina y a la Patria Grande.

Conflicto Colombia – Venezuela


{{desc}}

vía Conflicto Colombia – Venezuela.

07/08/2010 Posted by | General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized, Videos | , , , , | Deja un comentario

Guerra Colombia-Venezuela?


Comparto este análisis de un querido amigo venezolano donde descarta la Guerra Colombia-Venezuela..

Marianike

RE-ENVÍA ESTA OPINIÓN………

DESDE HACE MAS DE 52 AÑOS LA GUERRILLA COLOMBIANA (FARC , ELN ETC) HA TRASPASADO LA LARGA LINEA FRONTERIZA ENTRE LOS DOS ESTADOS, ASÍ MISMO EL EJERCITO O SEA LOS GOBIERNOS COLOMBIANOS DE TURNO, NO HAN PODIDO,  NO SOLO EVITAR QUE TRASPASEN LAS FRONTERAS,  TAMPOCO   DERROTARLA, AUN CUANDO LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN EN TODO EL MUNDO LO OCULTAN, HAY GRANDES ZONAS DONDE LA GUERRILLA TIENE CONTROL Y FUNCIONAN GOBIERNOS LOCALES, DONDE EL EJERCITO NO PUEDE ENTRAR Y SOLO LOS BOMBARDEAN, ESA ES UNA DE LAS RAZONES DE PESO DE LA INSTALACIÓN DE LAS SIETE (7 ) BASES MILITARES GRINGAS, TE REPITO UNA SOLA DE LAS RAZONES, LAS OTRAS  (DECENAS DE ELLAS) LAS DAMOS POR CONOCIDAS TÁCITAMENTE.

AHORA, EL TEMA DE LOS PARAMILITARES QUE ESTAN YA NO SOLO EN LAS REGIONES DE NUESTROS ESTADOS FRONTERIZOS,  POR TI BIEN CONOCIDOS (ZULIA,TACHIRA,APURE, BOLIVAR)  TAMBIÉN EN EL CENTRO DEL PAÍS LOGRARON ADENTRARSE AL SERVICIO DE LAS CLASES ECONÓMICAS DEL PAÍS (CLARO DEFINIRLAS COMO TRAIDORAS ES UNA NECEDAD DE MI PARTE, YA QUE ESTAS CLASES NO TIENEN PATRIA SI EL DINERO EN DOLLARES O EUROS SE LO INDICAN Y SUS GANANCIAS BESTIALES ESTÁN DEL OTRO LADO) Y SABES EL DAÑO QUE NOS HAN HECHO ESAS BANDADAS DE PARAMILITARES EN NUESTRO PAÍS CON SUS TÉCNICAS EN SECUESTROS ( EXPRÉS O LARGA DURACIÓN) SICARIATOS ETC. Y QUE TAMBIEN HAN ENTRENADO A NUESTRAS MAFIAS LOCALES. POR ULTIMO, EL YA CONOCIDO NARCOTRAFICO QUE  EN SUS CONSTANTES ANÁLISIS DESCUBRIERON QUE SE ESTAN PRODUCIENDO EN LAS REGIONES FRONTERIZAS DE NUESTRO PAÍS NO ERA EL NEGOCIO, EL NEGOCIO ERA CREAR UNA RUTA DE  DISTRIBUCIÓN COLATERAL A LAS YA CONOCIDAS , CREANDO ASI DOS MARAVILLOSAS SITUACIONES UNA POLÍTICAS Y OTRA ECONÓMICA. LA ECONÓMICA ES TENER OTRA RUTA DE DISTRIBUCIÓN, LAS POLITICAS  INVOLUCRAR A NUESTROS PAÍS TANTO EN SU RED COMO GENERAR OTRA FUENTE DE DEMANDA DE CONSUMO Y DISTRIBUCIÓN PARA ASÍ LOGRAR INVOLUCRARNOS EN UNA ACTIVIDAD NO NUESTRA,  HASTA AHORA Y DARLE ASÍ AL MEDIO COMUNICACIONAL GRINGO Y EUROPEO DE UNA RAZÓN PARA DESCALIFICARNOS (CLARO ESTO DESDE QUE LA DEA SE EXPULSO DEL PAÍS Y SE LES ACABO EL NEGOCIO QUE NO ESTÁN DISPUESTOS A PERDER  Y LA OTRA RAZÓN POLÍTICA QUE VEO ES QUE ASÍ DESESTABILIZARAN DESDE ADENTRO ESTE PROCESO QUE POR MUY  BÁSICO Y POCO PROFUNDO  QUE SEA LES  ES PELIGROSO. DE TODAS MANERAS ESTO ES MUY LARGO Y MAS PROFUNDO DE ANALIZAR

LO DE LA GUERRA LO VEO MUY LEJOS, YA QUE SERIA UN PELIGRO PARA TODA AMÉRICA DEL SUR Y UN PROBABLE TRIUNFO DE LA GUERRILLA COLOMBIANA.

MARIO

25/07/2010 Posted by | General, Politica Latinoamerica, Reflexiones, Uncategorized | , , , , , , , , , | Deja un comentario

LO QUE ME GUSTA Y DISGUSTA DE HUGO CHÁVEZ


POR CAUPOLICÁN

Lo primero que se debe tener claro es que existen dos CHAVEZ en el imaginario colectivo mundial: uno de ellos es el que nos muestran los medios masivos de comunicación, y otro es el estadista desconocido que con dificultad solo se puede conocer en los medios marginales y alternativos de comunicación que están en Internet y para lo cual se requiere de un trabajo disciplinado, para poder rastrear las actuaciones y los discursos completos de este otro CHAVEZ, escondido.

Mientras que para conocer las actuaciones del CHÁVEZ payaso, ignorante, mal hablado, dictador, perverso e inhumano que nos presentan los medios masivos de comunicación, solo es suficiente prender cualquier televisor o leer cualquier periódico o revista de su propio país o de cualquiera de los nuestros, para conocer el CHÁVEZ estadista universal y humanista cristiano, toca hacer un trabajo grande y de mucha paciencia que pocos estamos en condición de asumir; este CHÁVEZ es difícil de conocer y para lo cual es necesario hacer un trabajo diario de buscar en los pocos sitios que lo muestran en internet.

La primera pregunta es ¿por qué existen dos Chávez y cuál de los dos es el verdadero? además ¿cómo se define objetivamente al verdadero? Las respuestas a estas preguntas dan para escribir otro artículo, pero solo basta con decir que CHÁVEZ, como fenómeno político dejó de ser venezolano y se está convirtiendo en un ejemplo mundial que toca intereses poderosos y que entra en choque con el Statu quo del mundo actual.

Siguiendo con la idea del título de este ensayo, comienzo por expresar que lo que me disgusta de CHÁVEZ, es del “CHAVES” (con S para diferenciarlos) de los medios de comunicación; un baboso elemental tan simple que hasta mi hijo adolescente resulta más interesante y estadista que él; así no se comprendería como los venezolanos lo pueden tener de presidente, un pobre hombre tan poca cosa, que está acabando con el país, un “gorileti” que como dictador de república bananera se empotra en el poder para su disfrute personal, un payaso incapaz de administrar ni una tienda por que la quiebra, un “sargentón” mal hablado y zambo, que engaña a los tontos que le creen,(así sean millones). Son unos imbéciles que le siguen por su ignorancia, ninguna persona con mediana inteligencia puede defender las actuaciones de un ser tan despreciable como el “CHAVES” creado por los medio de comunicación.

Personalmente lo aborrezco y saldré a protestar cada vez que me convoquen desde la virtualidad de la televisión o el Facebook. Porque una persona tan siniestra tan similar a como era el sargento Batista no debe existir como dirigente y menos como presidente de un país tan importante como Venezuela.

Este CHAVES virtual es tan malo que BUSH y URIBE son unos ángeles caritativos y bondadosos y hasta el mismísimo Hitler se convierte en un inocente comparado con él. Solo lo alcanza en maldad, perversión e ignorancia el dinosaurio de FIDEL; el otro diablo del mundo.

Reconozco que para comprender al otro CHÁVEZ, el desconocido, el más cercano al real, el menos virtual que el otro, se debe contar con una predisposición al humanismo o ser un militante ambientalista, un cristiano practicante del amor al prójimo, un socialista serio o ser un marginal económico social que no tenga nada que perder salvo su miseria, o sea que no basta con estar bien informado por los medios alternativos de comunicación, para entenderlo además se debe tener la conciencia despierta.

Que me gusta del CHÁVEZ universal desconocido:

Que recoge las ideas que he compartido sobre el deber ser del orden del mundo, ideas que tengo desde antes que él se convirtiera en el fenómeno político que es en la actualidad, CHÁVEZ recoge los sueños frustrados de todos los seres humanos que han luchado y entregado la vida en la búsqueda de un mundo más equilibrado, más humano donde vivamos sin depredar la naturaleza y sin pobreza y miseria humana.

Lucha que desde Cristo se ha emprendido pero los seres humanos nos empeñamos en no seguir el camino recto, siempre escogemos el camino que nos conduce al final como especie; entre los modelos de sociedad que pudiéramos tener escogimos el más depredador, el de la economía de mercado.

CHÁVEZ, levantó las banderas de la guerra que dábamos por perdida, estábamos resignados al “ya ni modo”, ganó la barbarie; él nos trajo la esperanza de que si se puede y se debe seguir luchando porque el mundo se puede cambiar y debe cambiar con urgencia, las noticias que recibimos en los medio alternativos de comunicación nos confirman que guardan congruencia sus actuaciones con su discurso, que si está cambiando Venezuela, a paso lento pero cambia y en lo más importante que es en el construir un espíritu como nación libre y digna.

Además como en el Quijote: “…Ladran los perros, Sancho, señal que caminamos…” Cuando veo a los contradictores de CHÁVEZ, a unos seres humanos los verdaderos perversos, los que patrocinan las guerras y la destrucción de la naturaleza y el sostenimiento del modelo de organización del mundo que nos lleva a la muerte entonces pienso: de verdad algo bueno esta haciendo CHÁVEZ para que estos malos se unan en uno solo para atacarlo.

¿Por qué se unirán, porque ese odio visceral?

De seguro antes y después que Chávez deje de ser un personaje de la política mundial, las ideas que lo inspiran seguirán vivas y mas fortalecidas porque habrá inspirado a otros que continuarán la lucha que ahora se hace imprescindible y no se debe tener tregua por que es el cambio estructural del mundo o la muerte.

Finalmente los que de alguna manera tengamos la conciencia despierta debemos por compromiso ético mantenernos enterados de las actuaciones del CHÁVEZ real y abstenernos de realizar comentarios a partir del CHAVES de los medios de comunicación, adquirir la disciplina de al menos una vez al mes ver Alo presidente y revisar de vez en cuando las noticias de lo que se está construyendo en Venezuela, las cifras de bienestar social se deben conocer y lo mejor, no debemos ser chapistas, que él no necesita que lo sigamos como borregos, sino que lo conozcamos y, si es el caso, lo critiquemos como hombres libres y lúcidos, y debemos tener claro que él, no va a venir a hacernos el trabajo de cambiar el país, ese trabajo nos toca a nosotros y talvez como tenemos más capacidades que él, lo hagamos mejor y más perfecto, él solo nos muestra un modelo nuevo que con mucha dificultad se lo está inventando.

Diciembre de 2009.

CRONICON.NET

31/12/2009 Posted by | General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , | 2 comentarios

Colombia: un protectorado del siglo XXI


uribe2

Ernesto Wong Maestre *


Adital –


Cualidades y principios violados

Hace poco más de un mes, escribí un artículo publicado el pasado 7 de agosto, en donde expuse un conjunto de ideas sobre las cuales deseo ampliar, ya que los acontecimientos de los últimos días confirman aquellas apreciaciones hechas al calor de la noticia. En esa ocasión expresé: “…el pueblo colombiano y sus residentes en Venezuela, deberán tomar plena conciencia -ante la presencia de poderosas fuerzas militares estadounidenses en el territorio colombiano- de que la soberanía de su Nación está disminuida; de que su verdadera independencia ha sido obstruida por el gobierno extranjero que dirige las bases militares; de que su libertad está más restringida; de que su derecho como Nación a la autodeterminación está en dependencia de los intereses yanquis; de que a partir de ahora la solución pacífica de los conflictos internacionales en que se sumerja Colombia estará subordinada a los intereses guerreristas de EEUU…”. Hoy podríamos agregar que el gobierno de Colombia viola cuanto principio del derecho internacional público (DIP) reconocieron los Estados desde el fin de la 2da Guerra Mundial para conjurar futuras guerras, y ello se debe a la penetración estadounidense en las altas esferas del poder colombiano.

Colombia está violando el principio “de la renuncia a la amenaza o al uso de la fuerza”, el principio del arreglo de las controversias internacionales por medios pacíficos”, el principio “de la seguridad colectiva”, el “del desarme” y el principio “de la prohibición de la propaganda de guerra”. ¿A quien beneficia estas violaciones? A los EEUU. ¿A quienes perjudica? A Colombia, Venezuela, Ecuador y resto de Latinoamérica, y a la larga reforzará el poderío imperial ante un bloque que viene conformándose de China, Rusia, India, Brasil, Venezuela y los países que se nuclean alrededor de ellos y que presuponen la paz para lograr un desarrollo integral. ¿El mundo multinuclear como etapa transitoria hacia el mundo multipolar? Todo indicaría que sí en la medida en que EEUU no provoque una guerra mundial o incremente hasta límites insoportables las amenazas de guerra, pues de lo contrario, el mundo necesariamente tendría que regresar al esquema de reagrupación bipolar de fuerzas que es más preferible que el mundo unipolar o que la propia muerte.

La actuación reciente de los representantes del Estado colombiano en la reunión de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) confirma mis apreciaciones de una forma muy clara y por ello pudiera afirmarse que Colombia se viene constituyendo en un “Protectorado” del imperio yanqui en pleno siglo XXI.

En aquel artículo manifesté que “…con ello, se comenzará a percibir internacionalmente a Colombia como un Estado colonial y sus capacidades de negociación, lejos de aumentar, disminuirán en un mundo donde el imperialismo está desintegrándose, y las penurias para el pueblo se incrementarán y al mismo tiempo disminuirán los sentimientos patrios, pues hasta la memoria de Bolívar y de Gaitán tratarán de borrar, con la consiguiente transculturización promovida ahora con mayor fuerza por las transnacionales del entretenimiento y por los medios de comunicación colombianos absorbidos gradualmente por los yanquis”.

En efecto, hace unos días atrás, una profesora me comentaba que familiares de una vecina colombiana residente en Venezuela, de visita en Colombia, esta le confesó que su familia estaba completamente equivocada y disociada respecto a todo lo que ocurría en Colombia y en sus relaciones exteriores. Dijo que “a Colombia le hacia falta esa ayuda de Estados Unidos porque Venezuela y Ecuador la invadirían” y así le repitió cada una de las mentiras que los medios de comunicación pro-imperiales difunden contra Venezuela y Ecuador, creencias que podrían, a la larga, provocar muchas muertes entre esos pueblos.

El complejo militar-industrial-comunicacional en acción

Tal y como van desarrollándose los hechos, ningún colombiano podrá negar la posibilidad de que así como los marines yanquis se orinaban sobre la cabeza de la estatua de José Martí situada en Parque Central, en La Habana, en plena dictadura de Fulgencio Batista, los actuales soldados yanquis asignados a las bases militares yanquis en Colombia se orinen sobre estatuas del Libertador y profanen sus monumentos, sin que ninguna autoridad colombiana pueda juzgarlos. ¿Hasta cuándo y hasta qué limites los colombianos permitirán la ignominia?. Es una gran duda, muy lamentable porque ese “complejo militar-industrial-comunicacional” estadounidense ha puesto al servicio de los intereses guerreristas a toda su maquinaria publicitaria que es toda una maquinaria donde la mezcla de tipos y soportes comunicacionales cuentan con las más avanzadas tecnologías y con los más avezados e indignos especialistas de diversas ramas, en función, en el caso colombiano, de proveerle o garantizarle recursos financieros y legitimidad popular.

Por cierto, ese(CMIC) debe ser examinado en todos sus componentes, tanto personas como instituciones y sus ramificaciones, en la forma e intensidad de articulación, en sus estructuras de mando u operacionales, en sus procedimientos y métodos, en sus técnicas de acción, y en sus disímiles consecuencias sobre el resto del Estado norteamericano y sobre las áreas periféricas de interés estratégico o de bajo perfil: dígase Colombia, Georgia, Ucrania, Perú o Taiwán o el Tibet. Donde quiera que haya gobernantes proimperiales o liderazgos populares demagógicos, habrá atención del CMIC. Esos tipos de gobernantes son como la premisa crucial del CMIC y donde no los hay los tratan de crear. Carmona fue uno de ellos y Michelleti es otro. Uribe y Alan García son un dúo ejemplar. En Asia y en África también los hay. Cada uno desempeña una función muy particular en el entramado mundial. Por ello, ya se ha comenzado a reflexionar sobre un posible Plan Perú que la actual administración yanqui bautizará como suyo. Y fuerzas contrarrevolucionarias dirigidas por EEUU actúan con dinamismo en Uruguay contra el candidato tupamaro o en Chile contra el candidato de la unidad revolucionaria para tratar de encontrar su tipo ideal o para tratar de derrotar a su adversario como es el caso de Evo en las elecciones del próximo diciembre.

Ahora bien, volvamos a nuestro vecino. ¿Cómo puede estar Colombia ocupando el segundo o tercer lugar en gastos armamentistas entre los países sudamericanos, más que el gigante Brasil? ¿Quién de los que amamos la paz no nos hemos preguntado una y mil veces, al ver esos spot de CNN sobre “las bondades” del turismo en Colombia, si ese espacio publicitario ha sido pagado por el gobierno colombiano o por las agencias yanquis que manejan los hilos del poder en Colombia? Lo que parece una contradicción es una cuestión coherente: los recursos que ingresan a Colombia por concepto de la promoción turística o por otro concepto extraordinario como el tráfico de drogas, van casi directamente a parar a los gastos en armamentos. EEUU paga y se da el vuelto. EEUU es el país más beneficiado pues se han constituido en los primeros productores y exportadores de material bélico del mundo.

Por ello, EEUU es el primer promotor de la propaganda de guerra (algo que debe penarse por la ONU) y de la firma de acuerdos tipo “protectorados” en pleno siglo XXI, semejantes a los que Francia, Inglaterra, Alemania e Italia firmaron con caciques africanos, cambiando la soberanía por unos pocos cientos de dólares, en el siglo XVIII y XIX para poder penetrar, establecerse y luego colonizar al África a fines del XIX y mitad del siglo XX. Incluso, en aquella época las campañas de publicidad estaban encaminadas a justificar el hecho colonial porque ello le garantizaba que gran parte de las poblaciones africanas llegaran e incluso a defender al “amito blanco” o al “señorito” dulce y amable o al extraordinario y rebelde Tarzán que “defendía a los negros del malvado aventurero y criminal cazador de animales” cuando en realidad los empresarios colonialistas estaban “desangrando” y dejando sin recursos naturales a los países africanos. Con ese cuento hollywoodense embelezaron a muchos niños y jóvenes africanos, que luego fueron sacudidos y estremecidos cuando aparecieron los líderes que como Nkrumah, Mandela, Lumumba, Neto, Machel, Nasser, Boumedien, Kaunda, Neyerere, Mugabe o Nujoma comenzaron a dar luz y moral a sus pueblos para echar de África a los colonialistas.

Ya hubo un gran líder en Colombia: Jorge Eliécer Gaitán. Él pudo haber llegado a donde llegaron esos fundadores independentistas africanos pero los oligarcas proimperialistas lo asesinaron antes y ese pueblo ha tenido que pagar muy caro su impotencia aunque en otras ocasiones sus ingenuas creencias en la vida democrática capitalista. Cientos de miles de colombianos y colombianas cayeron bajo las balas de los paracos o del ejército, algunos siendo alcaldes, funcionarios públicos o familiares de ellos, en entidades ganadas por los partidos de izquierda. Esa malsana siembra imperial está dándole al imperio sus frutos para pasar a la etapa de colonización o de anexión y Colombia llegue a formar parte de esa constelación de entidades federales yanquis.

En un mañana no muy lejano, las campañas publicitarias de los pitiyanquis colombianos tratarán de hacer variar el gusto de la población y poco a poco tratarán de lograr sustituir el vallenato por el jazz o la cumbia por la música country, por supuesto, para satisfacer los deseos de esos marines que “se sacrifican por Colombia”. Se ampliarán las becas a EEUU y la embajada estadounidense se repletará de jóvenes preseleccionados entre las familias más integradas a los proyectos gringos. ¿Por qué ocurrirá ello? Porque dentro de unos años se extenderá a todas las esferas de la vida colombiana el poder estadounidense y éste decidirá según sus intereses. Y cuando se llegue a ese nivel ocurrirá lo que ocurrió en África, una tenaz lucha por volver a la independencia, pero ¿cuánto habrá perdido para esa fecha el hermano pueblo colombiano?

De tal manera que el pueblo colombiano es el primer responsable -ante Venezuela, la América Latina y el mundo- por tener y mantener en el poder a un gobernante que está vendiendo la Patria y está privando de futuro promisorio a las generaciones actuales y futuras.

El pueblo colombiano debe reaccionar y conocer la verdad

Tales son las expectativas bajo una mirada pesimista. Y es cierto, porque pesimista es la valoración que tienen los propios gobernantes yanquis acerca de su futuro, el que presienten muy complejo como para salir del atolladero en que están de una forma pacífica y conservando sus privilegios y altos ingresos para su clase dominante. Se están jugando la carta de la guerra, de promoción de la violencia y del terrorismo de estado. Esos gobernantes se sentirían felices, y de cierta forma ya se sienten, de ver enfrentarse Colombia con Ecuador o con Venezuela, o de apreciar como proliferan los intereses armamentistas en la región. El negocio de los gringos es redondo: “O te armas o te jodemos” seguramente exclaman esos militares y empresarios degenerados en las reuniones conjuntas en el Pentágono o en la CIA cuando se refieren a los líderes latinoamericanos antiimperialistas.

En fin -decíamos en aquel artículo- “Colombia será una amenaza real en el Pacífico para interferir las relaciones Asia-América del Sur, y a causa de sus bases militares yanquis será un blanco nuclear en una posible guerra mundial, para la cual se viene preparando el imperialismo yanqui desde que entró en su fase de desintegración estructural. Y, algo muy grave a corto plazo, es que desde Colombia se trata de implosionar a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de nuestra América (ALBA) bloqueando y entorpeciendo sus vínculos y sus proyecciones, por tierra o por mar, e incluso por el espacio pues parece que el imperio se prepara para la batalla cósmica donde los satélites son el blanco preferido”.

Y ahora, entre los gobernantes colombianos y estadounidenses hay una táctica peligrosa pues están en un juego donde sus adversarios juegan cooperativamente mientras que ellos no. Esconden las fichas y desean u obligan a que los otros las enseñen. Colombia declara que no mostrará el acuerdo militar con los EEUU, mientras éste, a través de su vocero del Departamento de Estado, exige que Venezuela ofrezca toda la información militar acordada con Rusia o con China. ¡Tamaña sinvergüenzura la de esos yanquis!

¡Vaya usted a lavarse el paltó Mister Obama! podrían exclamarle desde cualquier punto de la geografía y con cualquier voz digna de este mundo.

Por cierto, las bases estadounidenses en Colombia son parte de ese plan global de dominación imperialista para poseer espacio de maniobra, refuerzo logístico rápido y control, desde ese “punto central” del globo terráqueo, sobre la zona del Pacífico sur americano, sobre el Mar Caribe y sobre las salidas hacia el Atlántico. Pero como en esa estrategia imperial, Venezuela bolivariana, la hermana ancestral de Colombia, puede romper el esquema o modelo ideal de dominación gringa, entonces se convierte en objetivo central del CMIC, y las bases militares estadounidenses se constituyen en un enorme peligro para la soberanía y la integridad territorial de la Patria fundada por Simón Bolívar.

Contra ellas debemos actuar en las Patrullas, en la Milicia Nacional Bolivariana y en cuanto espacio tengamos disponibles -junto a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana- de manera que los radios de acción de las bases gringas no traspasen las fronteras hacia esta noble nación. ¡Denme Venezuela en qué servirle que tiene en mí a un hijo! Exclamó José Martí en una ocasión hace cien años y ha quedado grabado en la memoria de los pueblos bolivarianos que sabrán hacer prevalecer los ideales de El Libertador.

Contra las bases militares gringas debemos dirigir a todas las fuerzas progresistas del planeta porque en Venezuela se juega el destino de América Latina, y América Latina es la esperanza del mundo.

[Enviado por Barómetro Internacional]


* wongmaestre@gmail.com

23/09/2009 Posted by | General, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , | Deja un comentario

Acompañamiento ante tanta soledad…


uribe1

Ivan Lira

Rebelión

08/09/2009 Posted by | General, Humor, Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , | Deja un comentario

Colombia: ¿Un Israel tropical? El gobierno de Uribe prefiere jugar la carta Made in USA


La Israel de América.pjg

Néstor Núñez (especial para ARGENPRESS.info)

¿Será que en la Bogotá oficial se aspira a que en pleno corazón del hemisferio, entre gobiernos y fuerzas progresistas en desarrollo, cuente Washington, como es su cierto propósito, con una punta de lanza émula de Tel Aviv en el contexto mesoriental?

Todo indica que ese y no otro es el propósito de los gobernantes colombianos, aún cuando ello implique fricciones serias con todos sus vecinos, y mayor oposición interna por su entreguismo y su falta de responsabilidad con relación a la autodeterminación nacional.

Y es que no podía ser más perturbador el reciente anuncio del ministro colombiano de defensa, el general Freddy Padilla, acerca de la concreción de un acuerdo para que tropas estadounidenses se establezcan en al menos cinco bases radicadas en territorio de su país, como evidente contrapartida al desmantelamiento de la instalación bélica de Manta, en Ecuador.

A estas alturas las tensiones son extremas con Venezuela, cuyo gobierno considera un acto deleznable y agresivo semejante paso de Bogotá, al punto que, en respuesta, Caracas retiró su embajador en Bogotá y congeló las relaciones comerciales bilaterales, valoradas en unos siete mil millones de dólares de intercambio anual.

En contrapartida, el gobierno de Uribe echó mano a reiteradas acusaciones contra el gobierno de Hugo Chávez por una pretendida ayuda bélica a las guerrillas de la FARC, lo que elevó aún más el tono del diferendo.

Pero el asunto no ha quedado ahí. El mandatario brasileño, Luis Ignacio Lula Da Silva, su par chilena, Michelle Bachellet, y hasta el canciller español, Miguel Angel Moratinos, a la sazón en gira por Sudamérica, coincidieron en “la inconveniencia de una mayor presencia militar de los Estados Unidos en Colombia”, un elemento a todas luces altamente peligroso para los pueblos y gobiernos de la zona.

La Bachellet, presidenta pro témpore de la Unión de Naciones Sudamericanas, UNASUR, integrada por Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Suriname, Uruguay y Venezuela, alentó la idea de debatir el tema en el Con-sejo de Defensa de la entidad multinacional, pero al parecer Bogotá no facilitará las cosas.

Uribe descartó su presencia en la reunión de UNASUR este diez de agosto en Ecuador, país al que también señala como “colaborador” con los insurgentes colombianos, y prefirió una gira por varias naciones del área, sin mayor resonancia pública, según sus afirmaciones, para intentar justificar las ínfulas de gendarme imperial me-nor a las que parece ser gran aficionado.

Presencia indeseable

La historia regional es amplia en ejemplos de lo nocivo que se tor-na el despliegue militar del Norte en nuestras latitudes.

Las bases castrenses Made in USA no han servicio para otra cosa que para imponer los intereses geopolíticos gringos en la zona mediante el apoyo a gobiernos afines, agresiones abiertas a movimientos populares y administraciones progresistas, puestos de entre-namiento de represores y mercenarios, y punto de partida de pro-vocaciones, altercados e invasiones contra nuestros países.

Basten como cercanos botones de muestra, la presencia por decenios en el Canal de Panamá de la sórdida Escuela de las Américas; la invasión bélica a la nación istmeña en 1989 desde ese territorio entonces usurpado, y la implicación del personal de la base de Palmerola o Soto Cano, en el golpe de estado contra el gobierno legítimo de Honduras el pasado 28 de junio.

Más carga pesada

La página digital ALAI AMLATINA, con fecha 23 de julio del presente año, abunda sobre la aplicación del acuerdo entre Bogotá y Washington para asentar nuevas fuerzas norteamericanas en Colombia.

La publicación indica que la principal instalación a utilizar por los nuevos efectivos extranjeros será la de Palanquero, a apenas a 100 kilómetros de la capital colombiana, y a orillas del río Magdalena. Creado en 1988, ese enclave ha sido punto de partida de agresiones aéreas contra poblados circundantes en medio de “operaciones contrainsurgentes”. “Palanquero cuenta con una pista aérea de tres mil 500 metros de longitud, dos hangares y aloja la división más importante de la fuerza aérea colombiana.

“Las tropas norteamericanas también operarán desde la base de Apiay, en los llanos orientales de Colombia, así como en Barranquilla, y en la base Alberto Puowels, en la costa caribeña”, en-tre otros puestos castrenses, asegura la ya citada fuente.

El acuerdo bilateral, inicialmente válido por una década, contempla además el incremento de visitas de naves de guerra de Estados Unidos a los puertos de Málaga, en el Pacífico, y Cartagena, en el Caribe, a la vez que elevaría el número de efectivos gringos en territorio nacional hasta mil 400 soldados y contratistas militares.

Según ALAI AMLATINA, la embajada norteamericana en Bogotá no suministra informaciones sobre el asunto, y el jefe de esa dependencia, William Brownfield, se limitó a señalar que no habrá inversiones de su país en la construcción de nuevas bases. Al contrario, precisó, las tropas extranjeras sólo harán uso y modernizarán las instalaciones ya existentes en Colombia.

“Brownfield, recuerda la fuente, era embajador en Venezuela en 2002 cuando la conspiración para derrocar al presidente Hugo Chávez.”

Ya en julio de 2007, representantes de organizaciones populares colombianas dieron a conocer que para aquella fecha las fuerzas militares estadounidenses contaban con tres instalaciones en el país.

Se trataba de Tres Esquinas, en el departamento de Caquetá; la de Florencia, igualmente en Caquetá; y la tercera ubicada en la Hacienda Larandia, en el departamento de Meta, en la ciudad de Villavicencio. En esta última radicaban las unidades de aviación que combatían a las guerrilleras Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y la denominada “inteligencia técnica” del Pentágono en Colombia.

Tres Esquinas era hasta entonces la base militar norteamericana más grande en territorio colombiano, erigida entre los límites con Ecuador y Perú, cerca de la amazonía y del Río Putumayo, una cuenca hídrica de alta importancia.

Mientras, la de la Hacienda Larandia posee unas 40 mil hectáreas, es de las más tecnificadas por los efectivos foráneos, y radica sobre la llanura colombo-venezolana, lo cual le permite controlar todo el sistema montañoso de la cordillera oriental y los llanos adyacentes.

En la actualidad, precisan analistas, Washington mantiene oficialmente alrededor de 600 efectivos y personal militar en Colombia. Además, los asesores norteamericanos están incorporados a las divisiones del ejército nacional, tienen sus propias dependencias, y han entrenado a miles de oficiales desde el año dos mil a la fecha.

En consecuencia, será difícil para los interlocutores del resto de América Latina escuchar el mensaje de un Alvaro Uribe que justifique tamaña desmadre bélico imperial a cuenta del apoyo de su gobierno, un “Israel” de alma, en medio de la tez bronceada de nuestras tierras.

Autor imagen: NO LO SABIAS

ARGENPRESS

06/08/2009 Posted by | Politica Internacional, Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Colombia: Conspiraciones contra la paz


7 de abril de 2009

uribe

Juan Diego García (especial para ARGENPRESS.info)

El conflicto colombiano oscila entre momentos de enorme esperanza y largos períodos de frustración generalizada. El país ha vivido en guerra permanente desde su independencia formal de España y los momentos de paz resultan excepciones en medio de las confrontaciones bélicas entre liberales y conservadores o en guerras abiertamente revolucionarias.

¿Qué obstáculos hacen tan difícil un arreglo pacífico del conflicto? Probablemente el primero tiene una relación profunda con la cuestión agraria, con la expropiación generalizada de tierras, una práctica muy tradicional en Colombia mediante la cual y al calor de las guerras, la gran propiedad rural ha crecido de forma desmesurada a costa de pequeños y medianos propietarios, colonos y comunidades indígenas y negras. Podría afirmarse que cada guerra ha sido una contrarreforma agraria encubierta. El latifundio colombiano (el viejo y el nuevo) creció notablemente durante la llamada Violencia (1948-1953) favoreciendo al estamento terrateniente tradicional; la actual (1964-¿¿??) ha concentrando más de seis millones de hectáreas en manos de paramilitares-narcotraficantes, empresas trasnacionales y otros grupos, además de propiciar el cambio de manos de no se sabe cuántos millones más por la vía de la compra “legal” a propietarios desesperados que malvenden sus pertenencias huyendo del acoso y la amenaza.

Afectar el actual sistema de tenencia de tierras en Colombia mediante una verdadera reforma agraria choca entonces con la gran propiedad y al parecer constituye un punto innegociable por parte tanto del gobierno (el presidente Uribe es, él mismo, un gran latifundista) como de la guerrilla izquierdista (obviamente por razones opuestas).

Tampoco parece existir un terreno abonado para una reforma política profunda. La clase dominante se siente muy cómoda con un sistema electoral que la favorece ostensiblemente y deja a la oposición apenas resquicios menores. A esta rigidez institucional se agrega el papel de la violencia de extrema derecha que impide el normal desarrollo de la actividad proselitista y asegura a los sectores afines al régimen una representación decisiva en las instancias legislativas. ¿El 35% de los parlamentarios como declaraba ufano el máximo jefe del paramilitarismo?. Un sistema entonces caracterizado por el clientelismo y la violencia no es precisamente un atractivo para quienes se han alzado en armas.

El cambio radical del sistema electoral es un segundo obstáculo que conspira contra el proceso de negociación. En realidad, una reforma profunda en este campo es una exigencia no solo de la insurgencia sino de la oposición en general y hasta de sectores sensatos de la misma clase dominante. Pero ésta se siente cómoda con un instrumento de dominación tan refinado y que, además, vende a la opinión internacional como un modelo de democracia. Para la oposición armada no parece posible pasar a la legalidad sin garantías de unas reglas de juego equilibradas y transparentes. Por su parte la oposición legal denuncia de forma reiterada todas las limitaciones y trabas que le impiden salir del estrecho espacio que se le permite ocupar. La imagen de Colombia como un país que vota mayoritariamente a la derecha más dura no corresponde tanto al éxito de sus partidos como al complejo sistema de limitaciones, trampas y violencia que tiene a su favor. El escándalo de la llamada “parapolítica” (vínculos de los políticos del gobierno con el paramilitarismo) pone de manifiesto, entre otras, que en las dos ocasiones en que Uribe gana la presidencia, un buen par de millones de sus votos son el resultado de la acción violenta de la derecha armada.

También conspiran contra un proceso de paz otros privilegios de la clase dominante y a los que parece no estar dispuesta a renunciar. Y uno se destaca en particular: el modelo económico neoliberal que le reporta enormes beneficios mediante una legislación laboral muy restrictiva, un sistema impositivo demasiado complaciente y todo tipo de ayudas. En efecto, apenas pagan impuestos, favorecidos por un entramado muy amplio de estímulos y deducciones fiscales y una legislación laboral que parece sacada del siglo XIX. Y como ocurre con la tierra, a las ventajas institucionales se agrega la acción de la violencia contra los dirigentes sindicales que arroja un balance macabro: de cada cuatro sindicalistas asesinados en el mundo, tres son colombianos (según la oficina de la OIT) al punto que los sindicatos estadounidenses tienen un argumento muy sólido a la hora de pedir que no se apruebe el TLC con Colombia en tanto no cesen estos asesinatos y se castigue a los responsables. Por supuesto, los obreros no se benefician de un sindicalismo diezmado y sometido al terror cotidiano; los patronos, si.

La insurgencia también exige reformar la estructura del estado no solo en términos de su modernización sino sobre todo de su democratización, y en particular en los ámbitos de la justicia y las fuerzas armadas. El estado colombiano es ciertamente un raquítico instrumento, pasto de clientelismos y corrupción con el cual es muy difícil que un gobierno cualquiera pueda seriamente emprender reforma alguna y concitar a la comunidad nacional a un proyecto de desarrollo y democracia. Y por lo que hace a las fuerzas llamadas “del orden” el problema se agrava porque se han adiestrado bajo la influencia nefasta de la teoría de la “seguridad nacional” de los Estados Unidos, convirtiendo al oponente en el “enemigo interno” a eliminar, en una atmósfera de guerra fría extemporánea pero muy útil para criminalizar la protesta y convertir también a la oposición legal en “enemigos de la patria”.

Los vínculos estrechos entre las fuerzas del orden y la extrema derecha armada son ya innegables y el argumento de las autoridades según el cual se trata de actos aislados y no de un sistema ordenado y fomentado desde arriba ya no se sostiene. Hasta la Alta Representante de Naciones Unidas para los Derechos Humanos lo reconoce ante el cúmulo de desapariciones, ejecuciones extrajudiciales, violaciones graves del debido proceso, intimidación, persecución y desplazamientos (prácticas que en su conjunto no podrían calificarse más que de terrorismo de estado).

También hay temor y mucho recelo de parte de los guerrilleros por la experiencia amarga de procesos de paz anteriores. De hecho, ha sido relativamente fácil que éstos abandonen las armas, se disuelvan y participen en la contienda política. Pero la experiencia muestra también que muchos de sus líderes han pagado con sus vidas tal decisión. Fue así con las guerrillas campesinas del liberalismo en los años 50; lo mismo ocurre con destacadas figuras del M-19 y otros grupos menores; no se salvaron de la mano misteriosa que asesinaba al guerrillero acogido a la legalidad. Pero el caso más sangrante es sin duda el de la Unión Patriótica- un intento de participación política de las FARC, acordado con el gobierno- que es sistemáticamente masacrada (se cuentan casi cinco mil cuadros asesinados hasta hoy) y por cuyos crímenes instancias internacionales han condenado al estado colombiano por acción u omisión en reiteradas ocasiones.

Para que haya paz tiene que ser del pasado afirmar que “en Colombia es más fácil organizar una guerrilla que un sindicato”; debe ser del pasado igualmente la expresión impotente del presidente Belisario Betancourt cuando en pleno proceso de paz con las FARC y el M-19 denunciaba a “los enemigos de la paz agazapados dentro de las instituciones”; debe ser del pasado el asesinato de los líderes que dejan las armas y se acogen confiados a la legalidad.

En contraste, no sería obstáculo para la paz el programa político de los grupos insurgentes. De hecho, sus propuestas pueden ser suscritas por cualquier liberal o conservador progresista aunque obviamente admitiendo todo tipo de discrepancias por su pertinencia o realismo pero no porque constituyan un proyecto socialista o comunista que atente contra la propiedad privada, la libertad individual, la religión o cualquiera otro de los principios de la democracia burguesa.

La estrategia actual de la llamada “seguridad democrática” que en esencia significa la guerra como única respuesta, la criminalización sistemática de los insurgentes y el vínculo con las estrategias “antiterroristas” de los Estados Unidos y sus socios, materializa todos estos obstáculos que conspiran contra la paz. Seguramente el abandono de esta estrategia bélica sea el primer paso para comenzar a desmontar pacientemente los demás problemas que impiden a los colombianos y a las colombianas vivir en paz y resolver sus conflictos de manera civilizada.

La reciente propuesta de paz de las FARC ¿tendrá la misma suerte que las anteriores? Este será una de los retos más importantes para quienes aspiran ya a dirigir los destinos de Colombia a partir de 2010 (las próximas elecciones presidenciales) pues Uribe se declara cerrado a cualquier alternativa que no sea intensificar la guerra. Sería al menos prudente asumir el fracaso real de la estrategia de la “seguridad democrática” así como el cambio de los tiempos. Sería sensato atender la propuesta de la senadora Piedad Córdoba y de Colombianos y colombianas por la paz. Por desgracia, la prudencia y la sensatez no son precisamente virtudes que Uribe practique con demasiada frecuencia.

ARGENPRESS

08/04/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Colombia: El fracaso de las estrategias de combate al narcotráfico


ELN

Recientemente tuvo lugar en Río de Janeiro Brasil, un evento que cuestiona la actual estrategia de lucha contra las drogas, que contó con la participación de varios ex presidentes y otras personalidades.

En dos de sus apartes, concluye:

“Las políticas prohibicionistas basadas en la represión de la producción y de interdicción al tráfico y a la distribución, así como la criminalización del consumo, no han producido los resultados esperados. Estamos más lejos que nunca del objetivo proclamado de erradicación de las drogas”.

“Es imperativo examinar críticamente las deficiencias de la estrategia prohibicionista seguida por Estados Unidos y las ventajas y los límites de la estrategia de reducción de daños seguida por la Unión Europea, así como la escasa jerarquía que le dan al problema de las drogas algunos países, tanto industrializados como en desarrollo”.

La lucha por una nueva estrategia contra las drogas, debe despertar el interés de todos los colombianos honestos, por un rumbo de futuro para Colombia y el mundo, contrario a los enfoques de EE.UU. los cuales han significado el mas rotundo fracaso en la lucha contra las drogas y el narcotráfico, Esos planes trazados con un carácter imperialista y guerrerista, han traído toda suerte de injusticias para los pueblos donde se produce la droga y jugosas ganancias para las oligarquías criollas y el imperialismo mundial, adictos al narco dinero.

La Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA) colocó en el público de su país, la sustancia conocida como LSD, con el perverso propósito de adormecer la lucha de la juventud. No es casual que ese país cuente, con el mayor número de drogadictos comparado con la población de los demás países.

El Senado estadounidense, sus gobiernos, la Banca, el complejo militar-industrial y Wall Street, no desaprovechan ni permiten cambiar tales políticas, porque ellas les representan jugosas ganancias que les deja este lucrativo negocio, calculado en más de 700 mil millones de dólares al año.

Las drogas siempre han sido un negocio y una estrategia militar en la política expansionista norteamericana. Es el caso de la extradición y juzgamiento de extranjeros a quienes acusan de exportar drogas a ese país.

Drogas y guerra sucia

En 1980 Ronald Reagan autorizo la creación del Frente Democrático Nicaragüense (FDN) para derrocar al gobierno de Daniel Ortega; como los fondos asignados no alcanzaban, la CIA autorizo la creación de una red conectada con la venta de drogas en las calles de Estados Unidos con los carteles colombianos utilizando rutas creadas por la CIA en Costa Rica y Honduras.

El periodista Gary Webb denunció que:

“La CIA fue una organización clave para el tráfico de armas y cocaína que financió la mayor parte de la guerra sucia de EE.UU. contra Nicaragua… Aviones de la fuerza aérea de El Salvador transportaban cocaína a los campos de aterrizaje de Texas y Florida en bases militares”.

Guerra imperialista y drogas

Afganistán incrementó el número de hectáreas cultivadas de opio en más del 17 por ciento de las tierras fértiles equivalentes a 194 mil hectáreas; con ingresos por este producto calculados en más de 4 mil millones de dólares, de 11.500 millones que representa su PIB.

Tras la operación norteamericana que colocó en el poder a Hamid Karzai, la cantidad de opio producida se elevó de 185 toneladas en el 2001, con el Talibán, a 3.400 toneladas para el 2003. En 2004 La producción se elevo a 6.500 toneladas. En 2007, Afganistán se consolidó como el mayor productor mundial de heroína con el 93% del consumo mundial.

Es ampliamente conocido que antes de perder la guerra de Vietnam, las operaciones encubiertas de la CIA en Laos, Camboya y Tailandia se financiaban con heroína del triangulo de oro del sudeste asiático.

La parte oscura del Plan Colombia

En nuestro país los famosos PEPES (Perseguidos por Pablo Escobar), nacieron con el auspicio de la agencia antidroga de los Estados Unidos (DEA) y luego de la muerte del capo Pablo Escobar fueron ellos quienes se erigieron como las poderosas bandas paramilitares, que asolaron el país con todos los escalofriantes hechos conocidos. Muchos secretos bien guardados se fueron con los cabecillas paramilitares extraditados por el presidente Uribe a EE.UU.

En la potencia del norte están los diseñadores y parte importante de los cómplices de la estrategia anti drogas y de terrorismo de Estado, y nada más favorable que sus cárceles para que muchos secretos se sigan guardando.

Una cabeza importante en esa estrategia anti drogas es el actual presidente Uribe, que para los años de las florecientes bandas narco paramilitares derivadas de los PEPES, era gobernador de Antioquia y una de sus luchas de entonces fue legalizar el paramilitarismo con las tristemente célebres cooperativas de seguridad llamadas CONVIVIR.

Luego asumiría la llamada “pacificación de Urabá” y sus éxitos represivos contra la población los pagaron los narcoparamilitares con votos que lo llevaron a la presidencia, desde donde intentó la más macabra acción de impunidad con la legalización de las bandas paramilitares, a la que sobrevino el escándalo de la parapolítica.

El Plan Colombia diseñado por EE.UU con la máscara de luchar contra las drogas, fue parte importante de su estrategia, donde se combinaron acciones legales con las ilegales de terrorismo de Estado, lo cual le dio amplio margen al presidente Uribe para consolidar un capitalismo mafioso, con pleno respaldo de Washington.

Otro destino es posible

Mientras fracasa la estrategia antidroga y su Plan Colombia, hoy existen en los campos colombianos mas hectáreas de coca sembradas, un aumento notorio de la producción, millones de colombianos empujados al ilícito negocio, metidos en un callejón sin salida de donde solo es posible salir, en una lucha tenaz, de todo el pueblo, con el concurso de todos los que en Colombia y el mundo pensamos que un mundo más justo y de carácter humano es posible y urgente para salvar la humanidad y el planeta de la perversidad capitalista.

ELN: Ejército de Liberación Nacional de Colombia.

ARGENPRESS

08/03/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , , , , , | Deja un comentario

Colombia: Desalmadas masacres en Córdoba. Chengue – Atroz ignominia


Apolinar Díaz – Callejas (especial para ARGENPRESS.info)

El investigador social y profesor de la Universidad de Córdoba en Montería, Víctor Negrete Barrera, ha escrito un notable ensayo sobre los crímenes y muerte de gentes comunes y corrientes en el Departamento de Córdoba desde el año de 1993 hasta el 2008.

Yo me referiré solamente a los monstruosos crímenes que se han seguido y se siguen cometiendo en el Departamento bajo el gobierno del presidente Uribe Vélez, quien, junto con su Ministro de Defensa, Juan Manuel Santos y los voceros de este gobierno, ocultan la realidad de la monstruosa ola de crímenes que cubre la mayoría de los espacios geográficos y políticos de Colombia. He tomado el período de gobierno de Uribe Vélez porque este se ha dedicado a engañar al mundo y a los colombianos sobre la cantidad de crímenes que se siguen cometiendo en Colombia bajo su mando presidencial, a los cuales se agregan, actualmente, los ejecutados en acciones militares llamadas: “falsos positivos”, que han descubierto a Colombia la ola de asesinatos cometidos por miembros delEjército y la Fuerza Pública, directamente, atribuyendo las muertes a combates de las Fuerzas Militares y de Policías con supuestos guerrilleros. Al pie del Palacio Presidencial de Colombia, en Bogotá, en zona cercana casi urbana, fueron asesinados 19 jóvenes, cuyos cadáveres despedazados fueron enterrados en el departamento de Santander del Norte, a varios miles de kilómetros de distancia del lugar de los hechos. Los jóvenes asesinados fueron disfrazados de “guerrilleros”, pero toda la mentira criminal fue descubierta, dando lugar a todo lo largo y ancho del país a investigaciones, descubriendo más y más crímenes ejecutados por miembros de la Fuerza Pública. El presidente Uribe Vélez tiene la fortuna de una espantosa y cruel facilidad para esconder los hechos reales y cubrir con un manto de confusión los crímenes ejecutados por miembros de la Fuerza Pública bajo su mando. Ya son centenares los casos de los crímenes descubiertos bajo esa modalidad.

Pero vuelvo al trabajo de investigación histórica y sociológica del profesor de Montería Víctor Negrete Barrera, quien denuncia la siguiente ola de crímenes bajo la acción política y gobierno del Presidente colombiano, Álvaro Uribe Vélez:

Pre- Uribe: años 2000 y 2001: 685 asesinatos. Gobierno de Uribe, años 2002, 2003, 2004,2005, 1083 asesinatos; Año 2006: 258; año 2007,366 y año 2008, 512 asesinatos de personas. Total de asesinatos en los períodos indicados en el solo Departamento de Córdoba, 2.904.Colombia tiene 32 Departamentos, de los cuales varios de ellos son víctimas de la ola de crímenes que se han cumplido en el departamento de Córdoba, pero sobre los cuales no ha sido hecha una investigación técnica como la que sí elaboró el profesor universitario Víctor Negrete Barrera de la Universidad de Córdoba. Los casos de crímenes en Antioquia, Valle del Cauca, Tolima, Norte de Santander, Atlántico, Sucre, Huila, Cundinamarca, Putumayo, Cauca, Nariño, Bogotá y otros elevarían abrumadoramente la cifra de los asesinatos políticos que se cometen hoy en Colombia. Pero Uribe Vélez deja y hace crecer las maniobras de sus amigos Congreso de la República que todavía no están presos como el resto de ellos, para manipular leyes y decisiones que consoliden el camino para una tercera y cuarta reelección suya, al estilo de los dictadores de América Central y de América del Sur.

Pero hay el caso de la atroz masacre de 27 personas campesinas cometida el 17 de Enero del 2001 por grupos de autodefensas apoyadas por terratenientes, en Chengue, corregimiento del Municipio de Ovejas en el Departamento de Sucre, ubicado en las partes altas de la cordillera de los Montes de María, de la cual forma parte mi propio pueblo, Colosó, en el mismo departamento de Sucre. Como gobernador de ese departamento recorrí y caminé esas poblaciones animando a los campesinos a organizarse para acompañar al gobierno del entonces Presidente Carlos Lleras Restrepo, de quien fui su gobernador en Sucre por unos pocos meses, porque la dirección liberal a la que pertenecía el Doctor Lleras le exigió mi cambio como gobernador, “por ser “un gobernador revolucionario” que encabezaba la lucha de los campesinos por la tierra”. En respuesta, el Presidente Lleras me nombró Viceministro de Agricultura y me incorporó a los altos funcionarios que luchábamos por la Reforma Agraria y la organización campesina, cuya lucha a juicio del presidente Lleras y de nosotros era la clave para lograr imponer una Reforma Agraria en Colombia. Por ello estuve en Chengue invitando a la lucha a los campesinos. Me estremeció la masacre del año 2001 ejecutada por los grupos paramilitares con el apoyo del poder de los grandes terratenientes.

Publicado por ARGENPRESS

01/02/2009 Posted by | Politica Latinoamerica, Uncategorized | , , , | Deja un comentario